1er Domingo de Adviento Ciclo C

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF


1er Domingo de Adviento Ciclo C

Celebración del
Adviento

Primer
Domingo de Adviento

Inicio
Guía: En el Nombre del Padre y
del Hijo y del Espíritu Santo.
Todos: Amén.
Guía: Ven Espíritu Santo,
Todos: llena los corazones de
tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.
Guía: Envía tu Espíritu
creador.
Todos: Y renovaras la faz de la
tierra.
Guía: Oh Dios, que has
iluminado los corazones de tus hijo con la luz del
Espíritu Santo, haznos dóciles a sus inspiraciones para
gustar siempre del bien y gozar de sus consuelo. Por
Cristo Nuestro Señor.
Todos Amén.
Bienvenida y Bendición de la
Corona
Guía: Una vez más nos
reunimos, atendiendo al anuncio de la llegada de Dios
nuestro Señor. Se acerca la gran fiesta de Navidad, la
fiesta del Nacimiento de nuestro Señor Jesucristo en
Belén y en cada uno de nuestros corazones. Preparémonos
a recibir a nuestro salvador reuniéndonos en torno a
esta corona.
Bendice Señor esta corona, que
sea para nosotros medio para preparar nuestra alma para
recibirte. Que al ver su forma veamos que tu Dios eterno
eres el principio y fin de todo cuanto existe y su verde
follaje nos recuerde la esperanza de llegar a recibirte.
(Se enciende la primera vela) Que al ir encendiendo cada
una de sus velas se disipen las tinieblas del pecado y
comience a clarear la luz de tu presencia en nuestra
almas. Que por el espíritu de oración, penitencia y
sacrificio, la caridad en nuestra vida nos prepare para
recibirte y anuncie a los que nos rodean tu presencia
entre nosotros.
Palabra de Dios
Guía: Escuchemos la palabra de
Dios:
Lector: Lectura del Santo
Evangelio según San Lucas:
Lc 21. 25-36
Habrá señales en el sol, en la
luna y en las estrellas; y en la tierra, angustia de las
gentes, perplejas por el estruendo del mar y de las olas,
muriéndose los hombres de terror y de ansiedad por las
cosas que vendrán sobre el mundo; porque las fuerzas de
los cielos serán sacudidas. Y entonces verán venir al
Hijo del hombre en una nube con gran poder y gloria.
Cuando empiecen a suceder estas cosas, cobrad animo y
levantad la cabeza porque se acerca vuestra liberación.
Les añadió una parábola: "Mirad la higuera y
todos los árboles, al verlos sabéis que el verano está
cerca. Así también vosotros, cuando veáis que sucede
esto, sabed que el Reino de Dios está cerca. Yo os
aseguro que no pasará esta generación hasta que todo
esto suceda. El cielo y la tierra pasarán, pero mis
palabras no pasarán. Guardaos de que no se hagan pesados
vuestros corazones por el libertinaje; por la embriaguez
y por las preocupaciones de la vida, y venga aquel día
de improviso sobre vosotros, como un lazo; porque vendrá
sobre todos los que habitan la faz de la tierra. Estad en
vela, pues orando en todo tiempo para que tengáis fuerza
y escapéis a todo lo que está para venir, y podáis
estar en pié delante del Hijo del hombre.
Reflexión
Guía: ¡Qué tiempo tan apto el
del Adviento para penetrar en la grandeza y trascendencia
de la vocación cristiana, porque ella se desprende del
misterio de la Encarnación! Dios en su decisión amorosa
de salvar al hombre quiere hacerse uno de nosotros; más
se entrega al servicio del hombre: siendo Dios se
anonadó a sí mismo haciéndose siervo, y en todo, menos
en el pecado, semejante al hombre, ante este ejemplo
quién no se va a enamorar de Cristo, a entregarse a Él
gastándose la vida en la dura pero sublime tarea de la
Redención.
Diálogo
(Después de unos momentos de
silencio el guía debe motivar que los participantes
hagan comentarios sobre el texto bíblico. Para terminar
este diálogo se invita a los presentes a hacer un
compromiso.)
Compromiso
Guía: Pongámonos en presencia
de Dios y meditemos:
¿Cómo voy a prepararme para
vivir este período de espera del Señor? ¿Tengo algún
plan concreto para vivirlo en familia?
(Se dejan unos momentos de
reflexión)
Despedida
Guía: Señor, gracias por
reunirnos una vez más en torno a esta corona. Ayúdanos
a vivir intensamente este Adviento y prepararnos para
recibirte. Por Cristo Nuestro Señor.
Todos Amén.
Guía: En el nombre del Padre y
del Hijo y del Espíritu Santo.
Todos: Amén.
(A continuación se puede
continuar la reunión con villancicos y juegos)