2do Domingo de Adviento

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Celebración del
Adviento

Segundo
Domingo de Adviento
 
Inicio
Guía: En el Nombre del Padre y
del Hijo y del Espíritu Santo.
Todos: Amén.
Guía: Ven Espíritu Santo,
Todos: llena los corazones de
tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.
Guía: Envía tu Espíritu
creador.
Todos: Y renovaras la faz de la
tierra.
Guía: Oh Dios, que has
iluminado los corazones de tus hijo con la luz del
Espíritu Santo, haznos dóciles a sus inspiraciones para
gustar siempre del bien y gozar de sus consuelo. Por
Cristo Nuestro Señor.
Todos Amén.
Bienvenida
Guía: Una vez más nos
reunimos, atendiendo al anuncio de la llegada de Dios
nuestro Señor. Se acerca la gran fiesta de Navidad, la
fiesta del Nacimiento de nuestro Señor Jesucristo en
Belén y en cada uno de nuestros corazones. Preparémonos
a recibir a nuestro salvador reuniéndonos en torno a
esta corona.
(Se enciende la segunda vela)
Palabra de Dios
Guía: Escuchemos la palabra de
Dios:
Lector: Lectura del Santo
Evangelio según San Lucas:
Lc 3, 1-6
En el año quince del imperio de
Tiberio César, siendo gobernador de Judea Poncio Pilato,
y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe
tetrarca de Iturea y de la provincia de Traconite, y
Lisanias tetrarca de Abilene, siendo sumos sacerdotes
Anás y Caifás, fué dirigida la palabra de Dios a Juan,
hijo de Zacarías, en el desierto. Y se fue por toda la
región del Jordán proclamando el bautismo del
conversión para perdón de los pecados; como está
escrito en el libro de las palabras del profeta Isaías
que dice: Voz del que clama en el desierto: Preparad el
camino del Señor, enderezad sus sendas. Todo valle se
rellenado, todo monte y colina será rebajado; y los
caminos torcidos serán enderezados, y los caminos
ásperos allanados. Y todos verán la salvación de Dios.
Reflexión
Guía: La venida de Cristo exige
una continua conversión. El tiempo del Adviento, es una
llamada a la conversión para preparar los caminos del
Señor y acoger al Señor que viene. El Señor ya no
quiere nacer en una cueva , el Señor quiere nacer,
ahora, en cada uno de los corazones de los hombre.
Diálogo
(Después de unos momentos de
silencio el guía debe motivar que los participantes
hagan comentarios sobre el texto bíblico. Para terminar
este diálogo se invita a los presentes a hacer un
compromiso.)
Compromiso
Guía: Pongámonos en presencia
de Dios y meditemos:
En el contacto con Dios, a
través de la oración nos damos cuenta de lo que aún
tenemos que cambiar. La conversión es un proceso de
todos los días, y tiene sólo un límite: ser perfectos
como vuestro Padre celestial es perfecto.
(Se dejan unos momentos de
reflexión)
Despedida
Guía: Señor, gracias por
reunirnos una vez más en torno a esta corona. Ayúdanos
a vivir intensamente este Adviento y prepararnos para
recibirte. Por Cristo Nuestro Señor.
Todos Amén.
Guía: En el nombre del Padre y
del Hijo y del Espíritu Santo.
Todos: Amén.
(A continuación se puede
continuar la reunión con villancicos y juegos)