A los hombres buenos les resulta más fácil llegar a la Fé