A los políticos Cristianos, sed prudentes como serpientes