Aborto, ¿un derecho?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Me pregunto qué tipo de favor se le está haciendo a la mujer al ofrecerle como un logro, un avance en su autoafirmación, un derecho, el poder abortar sin límite ni cortapisa. 

Todo es bueno hasta que se lleva a cabo la decisión, entonces es cuando la mujer se ve sola en una fría sala de operaciones, donde ve lo que le hacen y sigue sola, donde después de terminar, sigue sola, con su dolor en el cuerpo y en el alma, porque en ese momento nadie la acompaña ni tiene una palabra de aliento para ella, ya que está ejerciendo su “derecho voluntariamente” y debe estar contenta por ello. 

Pero la realidad es que la mayoría de las mujeres, no tienen toda la información antes de decidir, ni se sienten contentas después de hacerlo.

Nadie les dice que sufrirán dolor físico, que acaba pasando, y dolor psíquico que es más difícil que pase sin la ayuda adecuada.

Nadie les deja ver la forma y el tamaño de aquello que  van a perder, y que verán después en toda su crudeza cuando comprueben si está todo.

Nadie les dice que las mujeres que han pasado por ello, se arrepienten al ser conscientes de lo que han hecho. Se sienten Madres porque han tenido a su hijo, pero muerto. Y al dolor por la muerte de un hijo, se une el dolor y la culpa de haber sido la responsable de su muerte.

El aborto no es un derecho para la mujer, es un engaño, un fraude que nos venden como una liberación, pero que nos condena a un largo sufrimiento.

Hay mujeres tremendamente valientes que habiendo abortado, se han arrepentido de ello y son capaces de decirlo alto y claro, de contar su experiencia, para intentar que otras mujeres no caigan en el engaño. Que si deciden abortar, lo hagan con toda la información y sabiendo las posibles consecuencias.

También hay mujeres tremendamente valientes, que a pesar de los pesares han tenido a sus hijos, y con grandes dificultades y mucho esfuerzo, han salido adelante. Ninguna de las que conozco se ha arrepentido de su decisión, al contrario, piensan que es lo mejor que tienen en su vida. ¿Por qué entonces esta sociedad no anima y ayuda a seguir adelante con el embarazo y en cambio todo son parabienes ante el aborto?

Por estas reflexiones y alguna más, sigo haciéndome la pregunta: el aborto, ¿es un derecho?