Acción de gracias a la Santísima Trinidad por los sublimes dones y privilegios concedidos a María santísima

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

        Acción de gracias a la Santísima Trinidad por los sublimes dones y privilegios concedidos a María santísima.

           1. ¡Oh santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas divinas, y un solo Dios! Profundamente os adoramos, y con todo el afecto de nuestro corazón os damos gracias por los sublimes dones y privilegios concedidos a María santísima en su gloriosa Inmaculada Concepción.

              Tres glorias al Padre y un Ave María.

           2. ¡Oh santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo! Profundamente os adoramos, y con todo el afecto de nuestro corazón os damos gracias por los sublimes dones y privilegios concedidos a María santísima en su gloriosa Natividad.

              Tres glorias al Padre y un Ave María.

           3. ¡Oh santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo! Profundamente os adoramos, y con todo el afecto de nuestro corazón os damos gracias por los sublimes dones y privilegios concedidos a María santísima en su gloriosa Presentación en el templo.

              Tres glorias al Padre y un Ave María.

           4. ¡Oh santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo! Profundamente os adoramos, y con todo el afecto de nuestro corazón os damos gracias por los sublimes dones y privilegios concedidos a María santísima en su gloriosa Anunciación.

              Tres glorias al Padre y un Ave María.

           5. ¡Oh santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo! Profundamente os adoramos, y con todo el afecto de nuestro corazón os damos gracias por los sublimes dones y privilegios concedidos a María santísima en su gloriosa Visitación.

              Tres glorias al Padre y un Ave María.

           6. ¡Oh santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo! Profundamente os adoramos, y con todo el afecto de nuestro corazón os damos gracias por los sublimes dones y privilegios concedidos a María santísima en su gloriosa Purificación.

              Tres glorias al Padre y un Ave María.

           7. ¡Oh santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo! Profundamente os adoramos, y con todo el afecto de nuestro corazón os damos gracias por los sublimes dones y privilegios concedidos a María santísima en su gloriosísima Asunción al cielo.

              Tres glorias al Padre y un Ave María.

      

     Os ofrecemos finalmente, o Trinidad santísima, nuestras más vivas y afectuosas acciones de gracias por haber exaltado y glorificado el santísimo y dulcísimo Nombre de María en todo el mundo.