Los adolescentes dicen...

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Pocas
veces se tiene la oportunidad de asistir a un foro, en el que los
panelistas son un grupo de adolescentes, hombres y mujeres, todos de 15
años de edad, dispuestos a compartir con un auditorio de adultos sus
opiniones respecto a las actitudes y comportamientos de sus padres y
con una gran apertura para escuchar y contestar las preguntas que los
adultos les plantean.

La verdad es que resultó interesantísimo y enriquecedor escuchar de
labios de esos quinceañeros, lo que muchos padres quisieran escuchar de
sus propios hijos, pero por muchas razones, entre ellas, la falta de
confianza o una deficiente comunicación, no han tenido la oportunidad
de entablar ese tipo de conversación.

Los temas que se trataron fueron muchos y variados y para no
interpretar lo que los muchachos quisieron decir, se citarán
textualmente las palabras de esos adolescentes respecto a algunos de
los tópicos mas relevantes:

- Permisos

"Que no me digan no porque no, sino que razonen y tengan flexibilidad".

"Prefiero que me den una razón, aunque no sea muy convincente,
aunque al final haga lo que ellos dicen, pero razonado, no por
imposición".

"Quiero que me tengan confianza, que mis papás crean en mí".

"No quiero que me sigan tratando como cuando era más chico, necesito que vayan cambiando, que tengan mayor apertura".

- Dinero

"Considero que es bueno que me den una cantidad de dinero cada
tanto tiempo, para que yo lo administre y lo maneje como crea
conveniente".

"Estoy dispuesto a dar algo a cambio. Si me piden que realice
alguna tarea en casa, o que ayude en alguna cosa, para ganar el dinero
que me dan, no tengo problema".

- Noviazgo

"Vivir un noviazgo ahorita te aísla. Es mejor darse la oportunamente de tratar a mucha gente".

"Yo sí tengo novio, pero me doy cuenta de que mis papás son muy
celosos. Ponen el grito en el cielo porque me dan un regalo o porque
llego tantitito tarde".

"Siento que por tener novio ahorita, se descuidan muchas cosas".

"El noviazgo ahorita, te roba parte de tu libertad, la cual es muy importante en este periodo".

Si tú fueras ellos...

Durante el intercambio se les hizo la pregunta: "Si tú fueras tus
papás ¿Qué cosas harías para lograr una excelente relación con tus
hijos?" Esto fue lo que respondieron:

"Buscaría dialogar con mis hijos, mucho diálogo y comunicación y un verdadero deseo de querer escucharlos".

"Haría las cosas que hacen mis hijos, para entenderlos, para saber lo que están sintiendo y viviendo".

"Al final de un regaño, razonaría con el hijo, para explicar el por qué de las cosas".

¿Qué evitarías?

También se les preguntó en relación al otro lado de la moneda: "Si
tú estuvieras en el lugar de tus papás ¿qué cosas evitarías, a como
diera lugar, para que no se deteriorara la relación?" Y también en ese
aspecto se dieron respuestas claras:

"Primero que nada, poner el ejemplo, porque no se les puede exigir
a un hijo que haga algo que sus papás no hacen. Un padre que fuma, no
tiene autoridad para pedirle a su hijo que no fume".

"Evitar a toda costa insultar al hijo. Si algo nos hace sentir mal es que los propios papás nos insulten o nos hagan menos".

"Siempre creo que mis papás quieren lo mejor para mí, si me niegan
un permiso es porque me quieren, pero a veces me sobreprotegen
demasiado. No me dejan hacer nada. Tienen que convencerse de que ya no
soy un niño y comenzar a darme más oportunidades".

"Es importante que los papás no solamente tomen en cuenta sus opiniones, sino que vean también el punto de vista del hijo".

Ellos han dicho..., ahora es el turno de los papás para decidir si están dispuestos a escucharlos y tomarlos en cuenta.