Blog del Padre Fortea

Syndicate content
Por fin un lugar en la Red donde poder comunicarme diariamente con todos aquellos que no me quieren y con los que aún me guardan un cierto afecto.Padre Forteahttp://www.blogger.com/profile/04246895543731647733noreply@blogger.comBlogger2380125
Updated: 2 hours 41 min ago

Este soy yo en la cena de ayer.

5 November, 2012 - 07:43

En realidad, es mi alma. Mi alma es así, lo que pasa es que vosotros no la véis. La foto es porque ayer en el colegio donde vivo, tuvimos un gran pontifical seguido de una gran cena. Vino un cardenal a celebrar la misa. Asistió la archiconfraternidad (que son los laicos dueños de la basílica), la comunidad de rosminianos (que son los que llevan el cuidado pastoral del templo) y nosotros, los cuarenta clérigos que vivimos en el palazzo anexo. Allí no faltaba nadie. No conté cuantos estábamos en el salón de casa, pero más de cien sí. La de ayer era la gran cena del año. No faltaban ni los gatos de Schrodinger.
Hoy, durante el almuerzo, hemos acabado las sobras del banquete de la noche anterior. Sea dicho de paso, un compañero liturgista ha dicho una frase, que me parece impresionante y formidable. La ha dicho durante el primer plato, sin hacerse consciente de la grandeza de su pensamiento. Ha dicho: la mejor rúbrica es la vida misma.
Por supuesto que la frase es en sí misma criticable, pues admite interpretaciones erróneas. Pero el pensamiento, rectamente entendido, es de una insuperable sabiduría.
Escribo esto en el descanso que tengo tras la comida. En pocos minutos me iré a celebrar misa privada, a sumergirme en el Misterio. Se necesitaría, como dijo un santo, una eternidad para prepararse a la misa, otra para celebrarla y otra para dar gracias.
Categories: Blogs

Os aseguro que el de la foto no soy yo.

4 November, 2012 - 10:59






















Aun bajo los salutíferos efectos de mi arrepentimiento de ayer, tras el desayuno me dije: ¿qué hago hoy?
Y tuve una buena idea. Voy a ofrecerle a Dios una peregrinación a la Basílica de San Pablo Extramuros. Mi pequeño Camino de Santiago me llevaría toda la mañana. Una hora de caminata a paso ligero para hacer los 5.7 kms de distancia, y otra hora para volver. Otra hora de oración en la basílica.
La caminata ha sido casi todo el rato bajo una lluvia fina. Mi sotana es de las que se echan a la lavadora, por eso no había problema.
Doy gracias a Dios por estar en una ciudad, que me permite poderme arrodillar delante del sarcófago donde está el cuerpo de San Pablo. Los auténticos restos mortales de San Pablo descansan bajo el ciborio del altar mayor. Parte del sarcófago es incluso visible.
Allí he rezado devotamente. La basílica me embarga por su belleza clásica, por su majestad tan romana, por su serena nobleza.
A la vuelta os aseguro que he bajado la marcha de forma involuntaria. Era como si ya no tuviera fuerzas para andar tan rápido. Once kilómetros en dos horas ha sido un poco pesado. De hecho, he perdido un kilo de peso.
Me he pesado al salir de mi habitación y al llegar. Contrariado he visto que sólo he volatilizado en energía un kilo. Casi me he enfadado. Estaba seguro de que la pérdida debia ser mayor. Nunca entenderé como el organismo humano ha sido diseñado para un ahorro tan excesivamente notable de energía. Éste es uno de esos errores, que me hacen pensar que en el diseño inteligente existe una cierta porción de azar.
Categories: Blogs

No quiero defraudar a Dios

3 November, 2012 - 14:38


Hoy me voy a confesar ante vosotros. Reconozco que hay días, como hoy, en que he idolatrado el libro que estoy haciendo. ¿Cómo noto que he caído en esa falta? Cuando uno retrasa sus oraciones, para hacerlas más adelante. Cuando uno prefiere seguir trabajando en el asunto que se tiene entre manos, en vez de hacer una interrupción por Dios. El Señor de la viña es más importante que la viña. Pero, a veces, en mi caso hoy, nos olvidamos. Ya lo haré más adelante, me he dicho. Gran error. Los momentos del Altísimo tienen prioridad sobre todo.
El trabajo de Dios y Dios mismo. Hablar sobre Dios, hablar con Dios. El reconocimiento del señorío de Dios, se prueba en la interrupción del Tiempo ante los tiempos de Dios.
Menos mal que antes de la cena me he marchado a escuchar las vísperas en rito grecocatólico en el seminario griego que hay cerca de casa a seis minutos de distancia. Allí he cerrado los ojos y me sumergido durante una hora en esos cantos profundos, graves. Mientras el pope incensaba, avanzaba dentro del iconostasio, bendecía. Allí, en ese lugar sagrado, casi sin gente, yo estaba en la última fila, me he encontrado de nuevo ante el Misterio. El Misterio de Dios se manifestaba en la liturgia solemne de ese templo. He salido renovado, santificado, lleno de presencia de Dios. Dispuesto a no idolatrar nunca más mi trabajo. Dios es Dios, y nada más es Dios.
Categories: Blogs

Dos fotos, dos mundos, dos destinos

2 November, 2012 - 14:51


Hoy os quiero poner dos fotografías. En la primera hay joyas y gente que cree ser importante. Necesitan esas piedras costosas, medallas y distinciones para parecer importantes.
En la segunda foto un hombre del espíritu. Un hombre que se dedicó al ayuno y la oración. No necesita nada para parecer algo. Él mismo es importante. Sus armas del espíritu detuvieron guerras. Primero una sangrienta guerra de independencia. Y después una peor entre musulmanes e hindús.
En una foto vemos el orgullo que fue humillado, porque se trata de la corte del Zar poco antes de la Revolución. En la otra foto vemos a la humildad que es exaltada.
Bueno, cambiando de tema, el cura siciliano se ha tomado muy bien mis consideraciones acerca de lo del tema de ayer de que la Iglesia no es pecadora. Los espaguetis de hoy estaban como siempre. A la cena alguien ha traido dulces, porque es una tradición aquí en Italia. No sé qué historia de que los muertos traen dulces. Sean dicho de paso, han traido dulces muy baratos. Un nivel por debajo de las rosquillas. Me refiero a esas rosquillas con las que puedes golpear a alguien.

He intentado pensar en la paradoja de Schrödinger, para ver si se me iba el mal sabor que me ha dejado en la boca aquel artefacto llamado rosquilla. Menos mal que tenía unas nueces en mi habitación.
Categories: Blogs

La Iglesia NO es santa y pecadora

1 November, 2012 - 14:25

Hemos tenido hoy una larga discusión teológica en la mesa, hoy día de todos los santos. Un sacerdote orondo y siciliano afirmaba que los Santos Padres y Lumen Gentium decían que la Iglesia era casta y meretriz.
Había allí al lado, en la conversación, un sacerdote de nigeria. Pero éste ni entraba ni salía en el asunto. El pobre ya tiene bastante trabajo con sus minirudimentos de italiano, para entender el tema general del que hablábamos. De ahí que consideró él mismo que no tenía vela en ese entierro.
El caso es que he estado mirando, en profundidad, el dichoso asunto de la casta meretrix. Y nada de nada. Sólo hay un santo padre, uno solo, que menciona esa expresión una sola vez, una sola. Segundo, he mirado una y otra vez Lumen Gentium, y la expresión no aparece.
Es más, un importantísimo periódico italiano le atribuyó en titulares esa frase a Benedicto XVI. Pero en su alocución no dijo eso. El titular era interpretación del buitre-periodista de turno.
Mañana se lo pienso decir en el desayuno a este joven cura siciliano. La Iglesia es santa, ¡santa! Hay pecadores en ella, pero es santa por el que la fundó, Nuestro Señor Jesucristo. Es santa por lo que nos da: los sacramentos, la Palabra de Dios, los sacramentales, buenas enseñanzas, mantiene la ortodoxia, etc. Y es santa por todos los santos que hay en ella.
Los pecadores son como las manchas de suciedad sobre una cara hermosa. Una mujer puede ser hermosísima y tener barro sobre la piel. Por mucho barro que tenga, sigue siendo hermosísima. Lo mismo la Iglesia.La Iglesia ES santa. En la Iglesia HAY pecadores. Del mismo modo que yo tengo vida, aunque dentro de mi cuerpo o en mi piel, haya células muertas. Pero yo tengo vida, yo estoy vivo. No estoy vivo y muerto a la vez. Por lo menos por ahora, ¡no!
Si alguna vez alguien os dice que la Iglesia es santa y pecadora, decidle que no. Que esa expresión es ajena a la Tradición de la Iglesia.
Claro, después los sicilianos se quejan de que tiene mala fama Sicilia.
Categories: Blogs

La Puerta de la Muerte, una de las puertas del Vaticano

31 October, 2012 - 07:25


Salía ayer de la misa en el Vaticano, cuando me encontré a un diácono de mi diócesis justo en la Plaza de Pío XII. Resulta que estaba con un grupo de Mensajeros de la Paz. Así que me presentó al resto del grupo, saludé al Padre Ángel, el fundador, y me invitaron a que me uniera a la misa que, al día siguiente, iban a celebrar sobre el altar del Beato Juan Pablo II.
Y eso he hecho hoy. Acabada la misa, no he podido evitar el poner la mano sobre la lápida que cubre su féretro. Después, un monseñor, amablemente, nos ha llevado la cripta de San Pedro. Allí he podido ver los huesos de San Pedro. Están en una caja transparente en el lugar donde se encontraron.
Me ha hecho mucha ilusión. Cada vez me hace más ilusión, también, arrodillarme en un reclinatorio (durísimo por cierto) que hay delante del baldaquino y quedarme allí un rato.  
Pero no es con estos píos pensamientos con los que quiero acabar el post de hoy. Sino con algo más mundano y soberbio. Ayer leí la mejor definición de mi blog en todos estos años: Este blog es decadente, ante todo decadente. Tiene un punto cursi y hasta romántico.
Sí, me gusta. Me gusta mucho esa definición. Bien, acabo con la foto. Se trata de una de las cinco puertas de entrada a San Pedro por la fachada principal. Se le llama la Puerta de la Muerte, porque por allí salen los cortejos fúnebres portando a los pontífices fallecidos. En sus puertas están representadas distintas escenas de muerte.
Con este toque necrofunerario acabo el post de hoy.
Categories: Blogs

Un violinista en el tejado (ataca de nuevo).

30 October, 2012 - 07:59

Mientras trabajo siempre me pongo música de fondo. Es una costumbre que llevo haciendo tantos años, que ya forma una unidad con mi trabajo. Estaba escuchando una banda sonora. Me encantan la música de las películas. Normalmente me gusta la música de tipo sinfónico, aunque sea de ese género. El caso es que hoy por la mañana escuchaba el comienzo, justo el principio, de Un Violinista en el tejado.
La película la he visto tres veces. Y siempre me preguntaba el por qué de un título que no tiene nada que ver con el resto de la película. Hasta que hoy lo he comprendido. Qué barbaridad. Cómo he podido estar tan ciego.
Justo antes de los créditos del comienzo, el protagonista dice: sin la tradición nuestras vidas serían tan inseguras como un violinista sobre un tejado.
Dado que esa tradición no era una mera tradición humana, sino la Tradición recibida acerca de Dios, una tradición que honraba a Dios, la frase del protagonista se puede traducir con razón por: sin Dios nuestras vidas serían tan inseguras como un violinista sobre un tejado.
A la altura a la que estamos del siglo XXI, con todas nuestras crisis económicas y cerca de una guerra con Irán de consecuencias espantosas para todo el mundo, estas palabras son todo un mensaje celestial, como venido del Cielo: sin Dios nuestro querida Europa está tan segura como un violinista que se pusiera a tocar sobre un tejado.
En fin, si queréis escuchar esa música, aquí está el link:
http://www.youtube.com/watch?v=gRdfX7ut8gw&feature=related
Me encanta esta película. Sobre todo su comienzo, es tan políticamente incorrecto. En fin, lamentablemente éste es otro de lo muchos pensamientos retrógrados que se pueden encontrar en este blog. Pero recordadlo: semos retrógrados, pero honrados.
Categories: Blogs

El Vaticano resulta, no sé como decirlo

29 October, 2012 - 07:33

A lo que más me dedico durante el día, es a mi tesis. Aunque como es lógico es de lo que menos hablo. Porque hablar de mi tesis, consistiría en publicarla. De otra forma, estaría dando vueltas a lo que ya se leerá en su momento. He querido mencionar esto, porque son varias las personas que me han pedido que hablase más de mi trabajo. En mayo acabo, así que un poco de paciencia.
 Pero dejando aparte mi trabajo, ayer domingo fui invitado a almorzar en la comunidad de agustinos de la facultad de estudios patrísticos que tienen en Roma. Allí vive un cardenal con la comunidad. Me dijeron que tras recibir la birreta exigió que siguiera siendo tratado como un miembro más de la comunidad. Hasta los más jóvenes saben muy bien que se incomoda ante cualquier tratamiento que vaya más allá del usted. Yo le observé en el comedor en su perfecta normalidad y sencillez. Ninguna vestidura especial, ni siquiera portaba cruz pectoral.
Esto no es una excepción. Una de las cosas que vengo comprobando, una y otra vez, es que nuestra madre la Iglesia suele nombrar para los altos cargos a aquellos que no los ambicionan. Por supuesto que hay excepciones. Pero lo que digo es muy frecuente. Aquello que podrían llevar ropas especiales, bellas cruces y anillos, aquellos que podrían pedir tratamientos especiales donde viven o trabajan, son precisamente los que desean pasar desapercibidos. Muchos se ponen sus grandes hábitos cardenalicios únicamente cuando lo exige el protocolo. Esto es un orgullo para la Iglesia. Aunque quisiera repetir que sería muy bonito embellecer algo más el hábito coral de los cardenales. El galero y aquella especie de cogulla con capucha que llevaban en la Edad Media eran muy impresionantes. Estos hombres humildes llevarían esas vestiduras como una carga, como una penitencia; porque son humildes. Pero haría muy bonito esta corona de cardenales en torno al Papa en las ceremonias del Vaticano. La belleza no me parece poca razón, para pedir este cambio. Dios es belleza y se merece las mejores ceremonias. Y los cardenales son un grandioso ornato de esas ceremonias.
Mis gustos son poco barrocos, pero sí que amo el esplendor medieval. Me gustaría volcar una tonelada de grandiosidad neogótica a unas ceremonias que ya de por sí, ahora, son impresionantemente bellas. Pero todo se me hace poco para Dios. El Vaticano es demasiado poco para Dios. Incluso el culto vaticano con todas sus liturgias se me hace totalmente insuficiente frente a un Misterio tan insondable.
Categories: Blogs

Conversaciones sobre el infierno

28 October, 2012 - 11:22

Ayer estuve dando un largo y profundo paseo con un amigo italiano. Un laico licenciado en Filosofía, aunque vive de la informática.
Hablamos de todo. Él siempre dialécticamente se pone en contra mía. Y lo hace de corazón, porque es una especie de Voltaire, aunque realmente es peor que una conjunción de Voltaire-Marilynmanson-Stalin.
Estuvimos charlando con amplitud del infierno. Y estuvimos de acuerdo en que, visto desde la perspectiva de los demonios, ellos no se creen condenados. Ellos ven el infierno con el alivio de poder exclamar: nos hemos librado de Dios.
¿Qué distingue el Cielo del infierno? Por sus frutos los conoceréis. En un lugar sus habitantes viven felices, en paz, rodeados de virtud. En el otro, sufriendo, inquietos, tristes y rodeados de pasiones desatadas. Pero ambos habitantes han elegido un destino y se reafirman en él. Es por eso que Jesús muy bien afirmó que solo hay un pecado que no podrá ser pecado ni en esta era (eón en griego) ni en la futura.
El caso es que en un momento dado le dije: Lo que sería un infierno dentro del infierno, sería descender a la condenación eterna y descubrir con sorpresa que él ha sido el único condenado de toda la Humanidad.
Categories: Blogs

A diez años de Summa Daemoniaca (II)

27 October, 2012 - 08:48


El Mal. ¿Por qué Dios ha permitido el Mal? ¿Por qué existe todo un mundo de demonios? ¿Por qué junto a la felicidad infinita de Dios, existe todo un microcosmos de sufrimiento eterno? ¿Por qué la Creación tiene su perfecto reverso tenebroso? ¿Por qué la iniquidad de los ángeles caídos optó por llevar a la consumación su sufrimiento, por llegar hasta el final, por continuar más allá del punto de no retorno? Todas estas preguntas intentaron ser respondidas en mi tratado a la luz de Dios. Quise escribir un libro sobre el demonio intentando escuchar la sutil voz del Espíritu Santo.
¿Me gusta el resultado, mi libro? Sinceramente, no. Podría cantar la loa de mi obra durante páginas y páginas. Pero a mí no me gusta. Porque a estas alturas de mi vida, he comprendido que los infiernos demoniacos son más vastos, más profundos, de lo que creí en esa época. Mi obra permanece y se sostiene, porque no se han hallado errores. Ni yo he encontrado errores en ella, y soy su peor crítico. 
Ahora bien, es una obra que se queda tan lejos de expresar el horror del mal perfecto, consumado, eterno. Tan lejos. La eternidad siempre quedará lejos de cualquier interno nuestro por adentrarnos en ella. Y es que cualquier cosa al tornarse eterna, cambia enteramente de dimensiones, de perspectiva. Qué gran misterio.
Categories: Blogs

Diez años de Summa Daemoniaca

26 October, 2012 - 08:44

La foto es del pasado lunes. En Asís con el Presidente de la Conferencia Episcopal de Paraguay.
Me han pedido unas palabras para la publicación online de Summa Daemoniaca en Aciprensa. Por primera vez estará accesible en todo el mundo la obra mía que más difusión ha tenido. Sinceramente, no llevo la cuenta de cuántas ediciones se han hecho. Entre otras cosas porque este título se ha publicado en varias lenguas. Pero han existido cinco versiones distintas del texto. La versión de Aciprensa será la última versión, la mejor. La que ya quedó fijada, más o menos, en el 2009. Hecha esta puntualización, paso a escribir (como me han pedido) unas líneas sobre el libro.
Summa Daemoniaca ese laberinto teológico, esa construcción de conceptos, un tímpano catedralicio con todo un infierno bajos los pies del Pantocrator. Summa Daemoniaca no es un tratado sobre el averno. Es un libro sobre todos los infiernos, un atlas donde se despliega la sorprendente variedad de la zoología demonológica, un recorrido católico por los parajes de las regiones de la oscuridad.
¿Resultado de todo esto? Un hombre que me escribe, a mí, su autor, diciendo que vio el libro sobre la mesa en una visita a su cuñada, y que lo pidió prestado tras hojearlo por curiosidad. Y que a mitad de su lectura, se confesó tras años de no hacerlo, y empezó a ir a misa todos los domingos. Cuando comprendí lo que era el infierno, me vino al corazón esta idea clara y nítida: no quiero ir al infierno, me dijo.Otras veces era un jovencito de dieciseis años el que me escribía. No creía en la Iglesia, ni en los curas, pero la fascinación por la religión surgió en su corazón adolescente a través del recorrido por esos parajes de dolor. Recuerdo un preso español de cuarenta años que me escribió una carta, en la que me explicaba que mi libro era el primero que leía en toda su vida.
Recuerdo la carta de un cartujo sugiriéndome con mucha humildad una anotación a una de las centenares de cuestiones. Tampoco olvidaré a una satanista de unos sesenta años que me vino a visitar. Me mostró su libro completamente subrayado y anotado. Especialmente enternecedora fue la conversación con un joven sacerdote tentado de dejar su ministerio, que me telefoneó años después y sentenció: el libro me llegó cuando tenía que llegar.
La vida propia de Summa Daemoniaca ha sido sorprendente para mí, su autor. ¿Sobre cuántas vidas habrá influido? ¿Cuántos destinos habrá modificado en mayor o menor manera? ¿Qué se pensará entre los demonios acerca de la obra?
Categories: Blogs

Diez años de Summa Daemoniaca

26 October, 2012 - 08:44

La foto es del pasado lunes. En Asís con el Presidente de la Conferencia Episcopal de Paraguay.
Me han pedido unas palabras para la publicación online de Summa Daemoniaca en Aciprensa. Por primera vez estará accesible en todo el mundo la obra mía que más difusión ha tenido. Sinceramente, no llevo la cuenta de cuántas ediciones se han hecho. Entre otras cosas porque este título se ha publicado en varias lenguas. Pero han existido cinco versiones distintas del texto. La versión de Aciprensa será la última versión, la mejor. La que ya quedó fijada, más o menos, en el 2009. Hecha esta puntualización, paso a escribir (como me han pedido) unas líneas sobre el libro.
Summa Daemoniaca ese laberinto teológico, esa construcción de conceptos, un tímpano catedralicio con todo un infierno bajos los pies del Pantocrator. Summa Daemoniaca no es un tratado sobre el averno. Es un libro sobre todos los infiernos, un atlas donde se despliega la sorprendente variedad de la zoología demonológica, un recorrido católico por los parajes de las regiones de la oscuridad.
¿Resultado de todo esto? Un hombre que me escribe, a mí, su autor, diciendo que vio el libro sobre la mesa en una visita a su cuñada, y que lo pidió prestado tras hojearlo por curiosidad. Y que a mitad de su lectura, se confesó tras años de no hacerlo, y empezó a ir a misa todos los domingos. Cuando comprendí lo que era el infierno, me vino al corazón esta idea clara y nítida: no quiero ir al infierno, me dijo.Otras veces era un jovencito de dieciseis años el que me escribía. No creía en la Iglesia, ni en los curas, pero la fascinación por la religión surgió en su corazón adolescente a través del recorrido por esos parajes de dolor. Recuerdo un preso español de cuarenta años que me escribió una carta, en la que me explicaba que mi libro era el primero que leía en toda su vida.
Recuerdo la carta de un cartujo sugiriéndome con mucha humildad una anotación a una de las centenares de cuestiones. Tampoco olvidaré a una satanista de unos sesenta años que me vino a visitar. Me mostró su libro completamente subrayado y anotado. Especialmente enternecedora fue la conversación con un joven sacerdote tentado de dejar su ministerio, que me telefoneó años después y sentenció: el libro me llegó cuando tenía que llegar.
La vida propia de Summa Daemoniaca ha sido sorprendente para mí, su autor. ¿Sobre cuántas vidas habrá influido? ¿Cuántos destinos habrá modificado en mayor o menor manera? ¿Qué se pensará entre los demonios acerca de la obra?
Categories: Blogs

Sigo con mi visión optimísticatastrofística de las cosas

25 October, 2012 - 06:47

Una combinación de hechos ligados entre sí –crisis económica, movimientos masivos de indignados, convulsiones sociales, unido a un hundimiento moral- nos entregarán a formas de totalitarismo que ya acepto como inevitables. Eso sí, tranquilos, todos los ritos de la democracia se seguirán celebrando con la misma seriedad (y falsedad) de un pontífice de la época de Augusto.
Que ese nuevo estado sea de derechas o de izquierdas, eso es lo mismo. La porra es igual de dura en los dos casos. Aunque los totalitarismos, contrariamente al imaginario popular, no usan la porra. Usan la cárcel, que se ve menos en la tele. Cuando un estado usa mucho la porra, eso significa que no posee ni la calle.
El caso es que, dejando aparte lo de la porra, las estructuras democraticas no resistirán las tormentas que conllevará la caída del estado de bienestar.
Pero, es curioso, la convicción de este futuro que se aproxima a su paso, em hace vivir en la mayor de las serenidades interiores. Este año 2012 me ha hecho ver la sociedad que me rodea de un modo más desligado, como si ya no me importara. Como si el destino de esta civilización occidental ya estuviera escrito en una tragedia griega que ya he leído. De pronto, soy más libre que nunca. Libre del deseo. Libre de los espejismos del porvenir. Sinceramente, todo me afecta mucho menos. Como el que mira desde el ventanal de su casa a la calla y comenta probando el té: Cómo están las cosas. Pásame otro brioche. Están tan jugosos por dentro, con sus pasitas.
Categories: Blogs

Colección de pensamientos inconexos. Esto en Internet se llama blog.

24 October, 2012 - 13:10

Al entrar en el aseo hoy después de mi descanso tras el almuerzo, me he percatado de que en mí se ha producido un cambio. El primer cambio se produjo cuando cumplí los cuarenta años. El tiempo pasó a ser contado no por una suma, sino por una resta. La cuestión no era cuántos años se añadían a mi vida, sino cuántos quedaban pululando todavía en la bolsa de mi existencia. En realidad me apercibí del meridiano a los 36, una línea clara, nítida, de contornos rectilíneos se perfilaba delante de mí. De pronto se veía desde el puente del barco. Me habían hablado de ese meridiano. Ahora se hallaba a la vista. Desde luego a los 38 ya me sentí en el meridiano. Cumplir los cuarenta sólo supuso una forma más simple de hacer la resta. La resta frente no a un meridiano, sino frente a un Finis Terrae.
Pues bien, si los cuarenta marcaron un tan grande cambio vital en el espacio-tiempo de mi vida. En el año 2012 se ha producido un cambio dentro del cambio. Por primera vez, tengo la sensación de que no soy yo, sino la civilización que me rodea la que ha entrado en una nueva fase. Convencido como estoy de que la crisis económica no es más que una consecuencia de una crisis moral, estoy íntimamente convencido de que hasta ahora me ha tocado vivir una época aúrea de paz y prosperidad. Y que ahora nos adentramos en una época de cambios cada vez más rápidos. Una época que nos llevará a un neofascismo.
Categories: Blogs

Please, una capillita para los niños abortados

23 October, 2012 - 15:27

En algunas catedrales modernas, los espacios se han llenado un poco por llenar. Hoy, después de la cena, se me ha ocurrido que una buena idea sería acondicionar una capillita para las urnas de los niños muertos antes de nacer (muertos por causas naturales) o durante el parto.
Las madres que así lo desearan, podrían depositar en la catedral los restos de esos niños. Los traerían en una urna. Esas cajitas con los años sólo contendrían unos huesos pequeñitos. Esas urnas se podrían colocar en arcos de piedra (o de madera) de estilo gótico, que cubrirían las paredes de esa capilla. En lo alto de esas hileras de arcos, se podrían colocar ángeles blancos, majestuosos, como protegiendo a esos niños.En esa capilla, cien o doscientos infantes esperarían el día de su resurrección. Y mientras tanto nos recordarían el drama del aborto. Un drama tanto para la víctima, como para su madre.En fin, es una idea que se me ha ocurrido hoy. Tal como la tengo en la mente me parece que quedaría no sólo muy digna en una catedral, sino incluso bella. Pues estos niños que no tuvieron existencia sobre la tierra merecen un lugar de reposo bello. Estos habrían muerto por causas naturales, pero nos recordarían a los que se les truncó queriendo su existencia.Tal como imagino la idea, sería como una gran cuadrícula de arcos góticos, coronada por ángeles. Ahora que hay tanto paro, quizá hasta encontraríamos a grandes artesanos que lo harían por amor a las almas.Ya sé que para hacer una cosa así habría que pedir algún permiso civil al ayuntamiento. Pero no creo que la misma autoridad civil que dice que eso no son seres humanos, pueda protestar en que eso es como un minicementerio. Seguro que alguien de izquierda unida pone el grito en el cielo, o nos pone una querella. Nosotros podríamos decir: ¿En quéquedamos, son seres humanos o no? O sea, al enterrarlos son seres humanos, y al matarlos no.
Bueno, no sé. Son cosas que se me ocurren después de la cena.
Categories: Blogs

La bondad hecha imagen

22 October, 2012 - 15:02

El paseo del sábado por la mañana en medio de este otoño primaveral ha sido una delicia. El pueblecito venía, además, con lago incorporado. Y sobre el lago, la Naturaleza (o el ayuntamiento) había puesto encima unos cisnes. Pero más interesante que el lago, el pueblo, la boda que se celebraba en la parroquia y el gato que he intentado achuchar, ha sido la conversación con mi acompañante. Da gusto escuchar a alguien que sabe. Y el que tenía en el asiento de al lado, sabía. No me ha contado nada secreto. Pero analizar la Iglesia en general o algún aspecto en particular, desde el conocimiento, es algo que no todos pueden hacer. Lo hace el que puede.
Después, me ha invitado a comer a su casa. Donde vive con toda su familia. Pues todos se han trasladado con él a la Urbe. ¡Qué contraste entre los clérigos vaticanos que salen en las películas (orgullosos, malignos, astutos)  y la normalidad sencilla de un cura que entrega su vida a seguir a Jesús y acaba haciendo lo que la Iglesia le pide! Qué distinta es la realidad de la ficción creada por mentes enfermas de malicia.
Los que hacen las películas, lo repito, son mentes enfermas, enfermas de malicia. Sus ojos están manchados y todo lo ven manchado. Sus mentes están llenas de tinieblas, y todo lo ven tenebroso. Llevan años apacentándose de novelas, películas y noticias tenebrosas acerca de la Iglesia, que acaban envenenando sus pensamientos. De ahí que después los jóvenes nos insulten por las calles, de ahí que quieran desposeer a la Iglesia, de ahí que no pocos, incluso, odien a los clérigos. Cada vez vivimos más inmersos en una especie de Sindrome del Nombre de la Rosa.
Pero no pasa nada, en este blog seguiremos ejercitando la santa paciencia.
Categories: Blogs

Niño sorprendido al verme, o algo así creo que me dijo

21 October, 2012 - 06:57

Mañana de paseo con un monseñor, un magnífico plan para romper la monotonía. Me ofreció él un paseo por uno de los pueblos de alrededor de Roma y acepté al momento, porque llevo años paseando por el centro de Roma, pero no conozco nada fuera de un radio pedestre más allá de una hora de distancia.
Eso sí, lo que hay dentro de esa circunferencia, bien que me lo he pateado. He gastado tres pares zapatillas de deporte en la Urbe. Una por año. Bien es cierto que la calidad china tampoco era como para tirar cohetes. Pero tampoco podíamos exigir mucho a los chinos por quince euros. Además, éstas tienen la virtud de tratarse de unas zapatillas completamente negras que parecen unos zapatos, y que por eso no desentonan con el traje talar.
Ay, al final no he contado nada del paseo. Vaya. Pero es que estoy cansado. Hoy no. Porque me he desvelado esta noche y no me he dormido hasta las 4.30 de la mañana. 
No sé por qué, de hecho tenía la conciencia bastante tranquila. Yo creo que es este clima de Roma. Los católicos que vivimos aquí estamos condenados a esta humedad y a este calor. Pero no nos quejamos. Sufrimos en silencio este clima casi calvinista.
Categories: Blogs

Este soy yo de nuevo, pero con otro gorrito. Aquí todavía no tenía arrugas, ni canas.

20 October, 2012 - 08:45

(Sigue del post de ayer.) Los obispos deben mimar a los sacerdotes mayores. Sé que hay una tendencia en todas partes a estimar mucho a los curas jóvenes. Tiene lógica esa postura. Ellos representan el futuro. Claro que yo nunca he pecado de eso. Siempre he despreciado a los jóvenes y su soberbia y sus pueriles imprudencias. No hay nada como un cura anciano en su mecedora con un gato sobre la manta y una taza de té al lado. 
A la porra con los jóvenes de todos los ramos y profesiones. Bueno, el tiempo ya se encargará de ellos. Los dejará hechos un desastre. Y no seré yo quien lo lamente. Se lo tenían bien merecido. 
Sí, querido joven que lees estas líneas, sabrás que los días de la maldición habrán llegado a ti cuando te mires en el espejo y digas: huy, qué raro, parece que los pelos de la nariz están creciendo.
Categories: Blogs

El Padre Fortea con gorrito cuando era niño

19 October, 2012 - 16:40

Hoy pensaba hablar de mi visita al IOR, pero nada, lo tengo que dejar para mañana. Porque hoy al regresar a mi bello palazzo del siglo XVII, me he encontrado a la entrada con un cura que me esperaba. Le he saludado por su nombre, pues lo conocía.
No diré su nombre, aunque él me haya dado permiso. Lo único que diré es que hemos hemos conversado durante veinte minutos. Aunque decir que ha durado veinte minutos puede dar muy pequeña impresión de la densidad de la conversación.
Hemos hablado de una vida trabajando para la Iglesia. Hemos hablado de los bandazos que da el Destino. De cómo hoy se tiene un puesto y mañana no. Hemos charlado de los caminos que se le abren a su edad, ya no está en la juventud. De cómo Dios le espera en cualquiera de esos caminos. De cómo hay que dejarse llevar con simplicidad de niño hacia donde ese Ser Infinito le guíe. 
El hombre con el que he hablado ya no está al principio de la vida, pero su corazón sí que es de niño. Y ha sentido la acción de la gracia en su corazón al recibir la bendición.
Este presbítero es un lector de mi blog. Estas líneas sé que las releerá una y otra vez, y en ellas encontrará ánimo para seguir caminando con alegría. 
Categories: Blogs

Esos valles de hayas y estos obeliscos romanos

18 October, 2012 - 13:28


Ya he regresado a Roma. No os podéis imaginar la dicha que para mí supone esto. Cuando he vuelto a ver la fachada de la Basílica de San Pedro, se me han erizado los pelos. Os confieso que tenía un miedo. 

Temía que al ser éste mi cuarto (y último) año de doctorado, ya me hubiera acostumbrado a Roma. Albergaba la pena de que quizás la emoción de los primeros años hubiera pasado. Pero no. Ha sido retornar a esta ciudad sagrada, y reavivarse este sentimiento de devoción, de agradecimiento por estar aquí.
Después, claro, el momento dichoso de entrar en el comedor del collegio y ser saludado por todos con sincera alegría. 
Llegué a la hora de la cena, todos estaban en la amplia sala, estreché las manos de todos, me presentaron a los nuevos: dos ucranianos, un indio, varios africanos, un colombiano, etc.
Lo mismo que el que pasa por una trauma, tiene en su mente las imágenes y sensaciones del episodio. Así yo también tengo todavía, fresquísimas, las impresiones de la belleza de Ordesa. Pero cuando hoy veía frente a mí la Basílica de San Pedro, me decía: no cambio toda la belleza de la cordillera pirenaica por la belleza de este Mons Vaticanus, el monte vaticano.
Cada uno tiene su lugar en el mundo. Eva pertenece a esas alturas y esos bosques. Mi alma, por el contrario, se expande en estas alturas eclesiásticas y estos bosques teológicos. Aquí es donde respiro a pleno pulmón.Bueno, mañana os hablaré de la visita que he hecho hoy al IOR, el banco del Vaticano.
Categories: Blogs