Al comenzar el día 1

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Al comenzar el día 

 

Dios todopoderoso y eterno,

humildemente acudimos a ti,

al empezar el día, a media jornada y al atardecer,

para pedirte que, alejando de nosotros las tinieblas del pecado,

nos hagas alcanzar la luz verdadera que es Cristo.

Que vive y reina contigo en unidad con el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.

 

Amén