¿Algún día habrá mujeres sacerdotes en la Iglesia Católica?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Algún día habrá mujeres sacerdotes en la Iglesia Católica?

Karen pregunta:

Soy una mujer enamorada del Señor. Algunas veces he pensado en dedicarle toda mi vida, pero me gustaría hacerlo como sacerdote. ¿Ud. cree que algún día las mujeres podamos ser sacerdotes en la Iglesia?

Muy estimada Karen,

La felicito sinceramente por su amor a Jesucristo y su deseo de seguir sus huellas.

Respecto a su pregunta, el magisterio de la Iglesia ha sido muy claro haciendo ver que la Iglesia no puede modificar lo que Cristo mismo ha establecido. Por ello, dado que Cristo no confirió el ministerio sacerdotal a mujeres, sino sólo a varones, la Iglesia no puede hacerlo tampoco. Ella es depositaria de la fe, pero no dueña absoluta: está sometida a lo que Cristo estableció y lo que conserva como tradición viva.

Esto, sin embargo, no quiere decir que las mujeres tengan una posición de segunda categoría en la Iglesia. Al contrario, ellas juegan un papel indispensable en la transmisión de la fe, en darle un rostro materno a la Iglesia, y tienen abiertos un sinnúmero de ministerios indispensables. De hecho, si no fuera por la acción de mujeres santas, muchos de nosotros no hubiéramos conocido a Jesús.

No es cuestión de dignidad o superioridad, pues la más digna de recibir este ministerio hubiera sido la Santísima Virgen María. Sin embargo, ella no fue sacerdote. Y no obstante esto, sí es la más estrecha colaboradora en la obra de la salvación y el modelo más acabdo de la nueva creatura surgida de la cruz de Cristo.

Piense también que ser sacerdote no es garantía de santidad. Hay muchos santos que han colaborado enormemente en la vida de la Iglesia sin haber sido jamás sacerdotes... como san Francisco de Asís.

Si quiere, puede consultar en este enlace el documento del Papa Juan Pablo II, Ordinatio Sacerdotalis, en el que puede leer lo que la Iglesia enseña al respecto de manera definitiva.

La animo a que sea una gran apóstol y siga siendo una enamorada del Señor.