Alzando Jesús los ojos vió unos ricos que echaban unas ofrendas en el Templo