Amar, es renunciar para luego ganar