Los amigos son débiles. Sólo Jesús es el auténtico amigo