Los Apóstoles ponderaron la belleza del Templo