Ateísmo

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Ateísmo
Prof: Tashia Gutiérrez de Vallenilla
Ateo del griego a = sin, y theos = dios.
Ateo es aquel que prescinde de lo existencia de Dios: y los motivos por
los cuales los ateos se desentienden de reconocer a Dios son muy variados:
para tener un conocimiento de estos variantes los dividiremos en:

  • Ateos Especulativos
  • Ateos Prácticos

¿ En qué reside el ateísmo?
El ateísmo reside en cortar lo relación del hombre con Dios, relación
bidimensional: del hombre con Dios y de Dios al hombre: para optar por lo
realidad en la que vive inmerso el hombre: la mundaneidad.
La repugnancia hacía Dios que manifiestan proviene o de uno dispersión
irreflexiva o por uno reclusión en si mismo como centro del placer.
Los de dispersión irreflexivo van desde lo desidia hasta los hábitos
viciosos en virtud de los cuales el hombre, si no reforma su conducta, se
desliza hacia el cambio de criterios morales.
Los formas descritos son actitudes de desentendimiento de Dios
Ateos Especulativos
Los especulativos son ateos de tipo teórico, se fundamentan en criterios
de conocimiento, están poseídos de su autoestima y se oponen. a las
manifestaciones de los creyentes por considerarlas efectos del fanatismo:
siempre han sido de un número reducido.
.Son ateos especulativos quienes profesan el escepticismo, ya que, la
presunta negación de la verdad. les hace casi imposible atender la
existencia del absoluto.
Dentro de los especulativos cabe señalar los ateos por reacción ante el
problema del mal, el cual sólo puede ser comprendido desde la profundidad
del rechazo del bien.
Son ateos especulativos quienes se aferran al positivismo o al
pragmatismo con que se quedan orillados del mundo interior de la conciencia.
Son especulativos los ateos por cientismo o interpretación monista del
universo.
Fijaremos la atención en los cientistas o cientifistas, los cuales suelen
apelar a la ciencia. Se extendieron desde finales del siglo XVIII hasta
principios del siglo XX. Se Trata de una interpretación materialista, ya que
en otras ocasiones el cientismo se plantea desde el idealismo.
El "quid" del monismo descansa en la reducción de todo a un tipo de
realidad en donde Dios no cabe: y esto es el resultado de la visión del
científico hacia fuera, en donde sólo descubre lo objetivo en sus formas
materiales, mensurables, ya que cuando intenta explicar esa visión
materialista, se ocupa de combinar los factores elementales y
cuantificarlos, pero sin caer en cuenta de su propia existencia y que es el
hombre quien realiza las averiguaciones, para él, ni Dios, ni el hombre
están presentes como realidades.
El siglo XIX estuvo sacudido durante decenios por la resonancia
atronadora de una propaganda programada en nombre de la ciencia positiva o
fisicomatemática para tratar de ocultar a Dios, ocultando la singularidad
del hombre, su interioridad y, con ello su mente, su libertad y esto fue su
grave error.
El cientismo es una pseudociencia, una ciencia que olvida sus límites y
se convierte deshonestamente en una pseudometafrsica más o menos
inconsciente: ella fue fa degeneración del mejor positivismo del siglo XIX
Actualmente las cosas han cambiado y los científicos han recuperado la
humildad humana al ver que la realidad se les escapa de las manos, esa
realidad a la que se suponía que estaba desvelada plenamente.
Ateos Prácticos
Son aquellos que prefieren vivir sin sumisión a las obligaciones morales,
convencidos de que los goces humanos son la quintaesencia de la felicidad:
se recluyen en si mismos y están motivados por la inmersión en el placer o
en el activismo, ejemplo clásico de ello es el narcisismo.
Podemos ver las secuelas de estas manifestaciones en el narcisismo o en e
afán de dominio, con el apoyo de esquemas seudo intelectuales que se reducen
al uso de unos cuantos tópicos, con el fin de obturar la referencia a Dios.