Ayuda que no estorba...

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Los
abuelos desempeñan un papel muy importante en todas las familias. Hay
algunos que influyen más otros menos; ya sea creando un ambiente
favorable o desfavorable a través de sus actitudes y comportamientos
hacia la familia.

Su influencia puede considerarse favorable cuando sienten la
preocupación del futuro de su nieto y se preparan para apoyar a su hijo
en esta situación difícil por la que están atravesando; muchas veces
intentan conocer más sobre la discapacidad a la que se enfrenta su
nieto para ayudar y apoyar a su hijo de alguna forma; en cierta medida
son el apoyo principal para sus hijos y con sus consejos brindan
palabras de aliento para facilitar y entender el nacimiento del nieto y
de manera prudente apoyar en lo que se pueda, ya sea en el cuidado de
los otros nietos, ó brindando apoyo emocional y económico.

Se considera ambiente desfavorable cuando aportan comentarios
negativos acerca de que en sus antepasados nunca habían existido
enfermedades o problemas que hayan ocasionado el nacimiento de un niño
con discapacidad, este tipo de insinuación puede ser doloroso para el
yerno o la nuera ya que libera al hijo o hija de la culpa del
nacimiento del niño con discapacidad. Por otro lado este tipo de
comentarios no ayudan a clarificar la situación o el problema, solo
sirve para entorpecer la aceptación final de los padres hacia el niño.
Además pueden tener una actitud pesimista ante el futuro del nieto y
transmitirlo a la familia.

Cunningham nos dice que los abuelos, “ pueden ayudar mucho sin intentar influir demasiado, ni dárselas de <>
ni protectores. Ofrezcan su ayuda y comprensión y luego que sean sus
hijos o hijas quienes lo acepten o lo dirijan según sus necesidades.”

Sin duda, si reflexionamos lo que los abuelos pueden hacer y
aportar favorablemente en relación con la educación de los nietos es de
gran trascendencia, especialmente tratándose de una familia con un niño
con discapacidad.