Beata María Fortunata Viti


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

María Fortunata Viti, Beata

Monja, 20 de noviembre

 

Etimológicamente significa “ princesa de las aguas”, en lengua siria; “espejo”, en lengua hebrea.

Jeremías dice: “Mis designios sobre vosotros, dice el Señor, son designios de paz y no de desgracia, de daros un porvenir y una esperanza”.

Fue una monja del siglo XX.

La llevó a los altares el Papa Pablo VI. La santidad de María Fortunata Viti no tiene nada de clamoroso.

Su santidad parece anacrónica, fuera de nuestro tiempo. Vivió casi cien años dedicada a sus trabajos diarios.

Había nacido en 1827 y le pusieron por nombre Ana Felisa. Su padre lo dilapidó todo en vino y en juego.

Murió su madre cuando tenía 14 años, y ella tuvo que hacer frente a las tareas de la casa con sus hermanos.

A los 24 años pudo pensar en sí misma y se hizo monja benedictina en Veroli,

Era iletrada y su trabajo fue el trabajo manual. Todo lo hacía con gusto, con penitencia y con la oración.

Decía frecuentemente: " Quiero hacerme santa".

Y lo alcanzó gracias a su supo ser fiel a su regla y a su piedad y al trabajo continuo.

Llevó a cabo todos los designios que Dios le dictaba a su delicada conciencia.

Tuvo esperanza en todo lo que se propuso. Y, de esta manera, todo le salió bien a pesar de todo cuanto tuvo que sufrir.