Beata Rafaela Ybarra


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Beata Rafaela Ybarra

Fundadora, 22 de febrero

Etimológicamente significa “medicina de Dios”. Viene de la lengua hebrea.

En cualquier hemisferio, el consumo ejerce una atracción irresistible y capta las fuerzas humanas. El consumo engendra injusticias que desembocan en la violación de los derechos de dos tercios de la humanidad. El consumo deja tras de sí una gran vacío.

Esta chica bilbaína nació en 1843.El gran consumo que llenó su vida de mujer casada fue el amor a sus hijos y a todos aquellos que necesitaban de caridad tanto material como espiritual.

No hay estado al que se le prohiba la santidad. Rafaela es un ejemplo claro de cómo sus obligaciones familiares no fueron obstáculo para que llegara a la cima de la santidad.

Pero entre sus preferencias caritativas destaca , sin duda alguna, las niñas y las jóvenes.

Eran tiempos difíciles en la ciudad industrial. Llegaban de todas partes en busca de trabajo. Estaban expuestas a todo tipo de peligros.

¿Qué hizo entonces la fundadora de “Las religiosas de los Santos Angeles Custodios?”

Se entregó plenamente a fundar casas o pisos para acogerlas. Y, además, montó talleres para su formación profesional.

Todo Bilbao se sentía a gusto colaborando con esta mujer santa.

Su carisma quedó plasmado en las residencias – talleres. Este carisma se sintetiza en estas palabras:"Dulzura en los medios y firmeza en los fines; lo que no alcance el amor, no lo conseguirá el temor".

Sin el consumo, su obra sigue viva en la Iglesia en sus comunidades y obras por España y muchas otras naciones de América latina.

Murió santamente en Bilbao en 1900. Juan Pablo II la llevó a los altares en septiembre del 1984.