Bello es vivir (acerca de la felicidad)

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Bello es vivir (acerca de la felicidad)

Robyn Bowen es una mujer de Washington que en 1980 acudió a una Clínica en Rochester para ser atendida de una enfermedad al riñón mientras estaba embarazada. Recuerda cómo los doctores le dijeron que llevar el embarazo hasta el final podría perjudicarle e incluso ponerse en peligro de muerte. Pero ella no quiso abortar, no dudó: "Supe desde el primer día que Dios me había bendecido al permitirme tener a Brandon", que así llamó a su hijo. Robyn dio a luz y continuó con su vida de diálisis y medicamentos, y salvó su vida por no abortar, pues cuando estaba enferma de muerte si no recibía un riñón compatible, le salió un donante muy especial. Veinte años después de su alumbramiento, su hijo se ofreció para donarle un riñón. "Mi cuerpo no es realmente mi cuerpo -afirma Brandon, el hijo-, a lo que me refiero, es que este no es mi riñón realmente. Es como el deseo de Dios y algo que necesitaba hacer". Su madre afirma: "él estaba muy seguro de que eso era lo que Dios quería que hiciera, por lo que fue el único motivo por el que le permití hacerlo". Orgulloso de salvar a su madre, seguía diciendo Brandon: "Tu no sabes lo que la vida de un niño pueda lograr en el futuro... Él podría ser el presidente, o tal vez podría encontrar la cura para el cáncer o algo así. Uno nunca sabe. Yo sólo pienso que todo niño debería tener una oportunidad". Defender el derecho a la vida desde la concepción, dice el Papa, es un "servicio precioso a la vida, valor fundamental en el que se reflejan la sabiduría y el amor de Dios... El respeto de la vida, desde su concepción al ocaso natural es un criterio decisivo para valorar la civilización de un pueblo".

También me impresionó la noticia, de enero de este año 2001, de un niño que acabó la gestación estando su madre muerta: un accidente de tránsito causó la muerte de una mujer embarazada con seis meses de gestación, y con la ayuda de los médicos se logró salvar la vida del bebé, quien se ha convertido en un fuerte grito por la vida. Esto sucedió en Colombia, precisamente donde se prepara la comercialización de una píldora abortiva. La madre se llamaba Sandra Patricia Tigreros. Como decía Séneca, "el hombre es cosa sagrada para el hombre", y añadía su discípulo Aristóteles que "el embrión humano es algo divino, en tanto que es un hombre en potencia" (el cristianismo amplía mucho estas perspectivas).

La vida es el derecho primero sobre el que vienen todos los demás derechos de la persona. Precisamente todos los grandes males de la historia reciente vienen de dar más importancia a la eficacia en lugar de la persona. Los males vienen por preguntarse "¿compensa o no compensa el respeto a esa persona?" es decir, "¿qué beneficios o perjuicios me supone tal acción?". Sin darnos cuenta, vamos hacia una "existencia cosificada": siempre que se use a alguien como un medio, en lugar de quererla como un fin en sí misma, hay esa cosificación de las personas. Y esto tanto en la proyección de una guerra, sacrificando soldados o eliminando "enemigos". Vivimos en un sistema que promueve un Estado del bienestar y cuando hay conflicto entre nuestra comodidad y el respeto hacia una persona se puede optar por la comodidad. Pienso por ejemplo en dejar morir ahogado un inmigrante en el puerto de Barcelona, dicen que los que miraban no hicieron nada. Otras veces son las presiones agobiantes que llevan a una mujer a abortar, y en este caso la ignorancia puede ser mayor porque no se ve al niño morir.

Habría que cantar a la vida con la sencillez de la vieja canción: "viva la gente, la hay donde quiera que vas; viva la gente, es lo que nos gusta más; con más gente, a favor de gente, en cada pueblo y nación... habría menos gente difícil, y más gente con corazón..." hoy habría que evitar polémicas, construir una canción de esperanza a favor de la vida. La vida de los que han nacido y están maltratados en tantos sitios, y la vida de los que no han nacido, y de los que van a nacer, para que encuentren una vida digna.

La violencia, el aborto y tantas formas de ataque a la vida tienen causas sociales y psicológicas, son una salida traumática a unos problemas aún más traumáticos. Son manifestaciones patológicas de una situación difícil, y más que discutir cómo arreglar esos efectos hemos de analizar las causas y curar la enfermedad.

A nivel de valores, pienso que hemos de defender que la vida es un bien, que se nos ha sido dado y que hemos de respetar, nadie es árbitro de la vida humana ya existente. Habría que hablar más de la belleza de vivir, como hace el Evangelio y algunas películas son sugerentes en este punto: por ejemplo, "Qué bello es vivir", "La vida es bella", "Sonrisas y lágrimas", "Solas", "El abuelo", por citar sólo algunas.