Bendito tú que sentado sobre querubines sondeas los abismos