Bien merece el obrero su sustento