Cada uno de nosotros tiene que construir una casa para Dios en nuestro corazón