El calor y el frío, un sermón en julio bajo un torrido sol