Católicas por el derecho a decidir

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Católicas por el derecho a decidir


Marco Antonio Gracia Triñaque
Diplomado en Bioética
Miembro Fundador de Bioética y Desarrollo Humano ONG, A.C.
Director del Centro Local Guerrero de Educadores Integrales, I.A.P.



El presente artículo tiene como finalidad desenmascarar
a una Organización que se esconde bajo el título de "Católica" sin serlo
para promover la legalización del Aborto. Hablamos de "Católicas por
el Derecho a Decidir
".
Hace unos días leía en el periódico (El Sol de
Acapulco, sábado 9 de marzo del 2002
) un artículo sobre la conferencia
"Cuerpo de mujer, campo de batalla" impartida por Pilar
Sánchez Rivera
, encargada de relaciones interinstitucionales de la
organización católica "Por el Derecho a Decidir" (citado textualmente, tal
como aparece en dicho artículo), donde afirma que, anualmente se
registran alrededor de dos mil quinientos fallecimientos por hemorragias
en prácticas de aborto, por lo que es necesario despenalizar el aborto, lo
cual sería considerado como un acto de justicia social y de salud pública.

En primer lugar, debemos dejar claro lo siguiente:
Vemos que, en el artículo mencionado aparece organización católica "Por
el Derecho a Decidir"
, cuando debería decir: Organización "Católicas
por el Derecho a Decidir" que es su nombre correcto, digo esto, porque
esta Organización, no es católica aunque lleve dicho
sobrenombre. En este artículo veremos quienes son en realidad estas
"Católicas por el Derecho a Decidir" y las afirmaciones que realizan para
legalizar el aborto, con esto, esperamos que el lector tenga elementos
suficientes para poder realizar un juicio crítico y fundamentado sobre
dicha Organización y su postura.


Católicas por el Derecho a Decidir (Catholics for a
Free Choice)
es una organización anti vida que tiene por
finalidad, por un lado ir en contra de la Iglesia Católica y sus
enseñanzas y por otro la promoción constante del aborto, la
anticoncepción, la esterilización, el lesbianismo, la homosexualidad, el
feminismo radical y las doctrinas de la New Age (Nueva Era). Surge en
Estados Unidos en 1970 y usando el título de "Católica" se dedica a
sembrar cizaña y discordia entre los verdaderos católicos, como
consecuencia, la Conferencia Nacional de Obispos Católicos de los EEUU,
declaró el 4 de Noviembre de 1993 que: "Católicas por el Derecho a
Decidir, NO ES UNA ORGANIZACIÓN CATÓLICA, muchas personas pueden ser
inducidas a creer que esta organización es auténticamente católica, pero
no lo es. No está afiliada ni formalmente ni de ninguna otra manera a la
Iglesia".
Los Obispos de EEUU hicieron también mención a la
implicación de esta organización con movimientos a favor del aborto en
Washington, DC y comparte una dirección postal y fuentes de ingresos con
la Federación Nacional del Aborto. Concluyeron afirmando que Católicas
por el Derecho a Decidir
contradice deliberadamente las enseñanzas
esenciales de la fe católica por lo que no pueden ser reconocidas como una
organización católica ni apoyárseles como tal.
El 11 de Mayo del 2000, nuevamente la Conferencia
Nacional de Obispos Católicos de EEUU dice: Católicas por el Derecho a
Decidir
es el brazo de los grupos de presión abortistas de EEUU y del
mundo. Es un grupo de presión dedicado a respaldar el aborto. Está
financiado por poderosas y millonarias fundaciones privadas, para promover
el aborto como método de control poblacional. Terminan los Obispos
señalando: "Debido a su oposición a los derechos humanos de algunos
de los más indefensos miembros de la raza humana, y porque sus objetivos y
actividades deliberadamente contradicen enseñanzas esenciales de la fe
católica, Católicas por el Derecho a Decidir no merece ningún
reconocimiento o respaldo como organización católica".


En 1993, Católicas por el Derecho a Decidir tuvo
entradas por más de un millón y medio de dólares. Las cinco fundaciones
principales que sostienen a esta organización para sus actividades
anti-vida y anti-católicas son: Ford, Sunnen, JD MacArthur, Gund y la
Fundación Pedagógica de América.
Ahora bien, digamos algunas palabras sobre "por el
Derecho a Decidir"
, una vez visto lo que promueve esta organización
(aborto, anticoncepción, esterilidad, ...) conviene preguntarnos: "¿Se
puede alegar "derecho" para hacer el mal?, ¿se puede alegar "derecho" para
atentar contra la vida de los demás?". Es cierto que la persona es libre
de escoger entre el bien y el mal, el cumplimiento de la ley o la
violación de la misma, entre ser justa o injusta, entre la honradez y la
corrupción, pero en base a ese supuesto "derecho a decidir" toda persona
puede hacer uso de su libertad y por tanto de alegar su "derecho",
entonces una persona que asesina a otra, que roba, secuestra, viola, ...
puede alegar que es libre y, por lo mismo tiene "derecho" a violar,
asesinar, robar, dedicarse al narcotráfico, etc. Vemos por tanto, que no
hay nada de justicia social en esta organización que apela a un "derecho"
como propio de una mujer "católica" en cuanto a la decisión de dejar con
vida o asesinar a un ser humano inocente que aún no ha nacido.
En el Comunicado de la Presidencia de la Conferencia
Episcopal Mexicana del 23 de Marzo de 1995, los obispos católicos de
México refiriéndose a Católicas por el Derecho a Decidir confirman
el objetivo fundamental de esta organización que es el de difundir
entre los católicos la idea de que el aborto no es malo y que las mujeres
católicas que lo practican no deben tener ningún conflicto con su fe.

Este Comunicado nos dice también que en 1991 apareció esta organización en
Cuernavaca y después se extendió a otras ciudades. Se habla del aborto
como un crimen, como un desorden moral grave, se establece la pena de la
excomunión para quien procura el aborto y sus cómplices. Afirman los
Obispos Mexicanos que ningún grupo que promueva el aborto puede
llamarse legítimamente católico
.
Una vez visto esto, pasaremos a ver cuáles son algunas
de las estrategias (inteligentemente engañosas y muy eficaces) de esta
organización para legalizar el aborto en Latinoamérica:
1. Maternidad sin riesgos: Consiste en
exagerar el número de mujeres que mueren por aborto ilegal en América
Latina, para entonces alegar que hay que legalizar el aborto para que éste
sea "seguro" para la mujer. Esta estrategia se empleó con éxito en EEUU
para legalizar en 1973 el aborto por petición. Estos grupos proabortistas
decían que en EEUU cada año morían de 5 a 10 mil mujeres por aborto
ilegal, estas cifras son contradichas por los Centros para el Control de
las Enfermedades de ese país, que reportaron entre 50 y 100 muertes
maternas por aborto ilegal en esos años, sin embargo, la fuerte propaganda
proabortista de estas organizaciones, con la ayuda de los medios de
comunicación, pudo más que la verdad.
Leyendo el artículo mencionado al principio de este
análisis, comienza diciendo que en Guerrero anualmente se registran
alrededor de dos mil quinientos fallecimientos por hemorragias en
prácticas de aborto, por lo que es necesario despenalizarlo. Dice también
que en todo México se estima que sean 800 mil mujeres las que fallecen por
abortos. Es decir, están usando la misma estrategia usada en EEUU, sin
embargo no dicen, que por esas supuestas "dos mil quinientas mujeres que
mueren en Guerrero" y esas "800 mil que mueren en todo el país", se dieron
en Guerrero dos mil quinientos asesinatos de seres humanos no nacidos en
Guerrero y 800 mil seres humanos asesinados en todo el país por esas
madres que murieron de hemorragias. Por tanto, tenemos que ver el problema
de fondo, el aborto además de ser un asesinato contra un ser humano
inocente, puede provocar también la muerte de la madre. Al respecto, un
estudio financiado por el gobierno de Finlandia confirmó que las mujeres
que se someten a un aborto corren cuatro veces más el riesgo de morir que
las que continúan su embarazo y dan a luz. El estudio analizó más de nueve
mil casos y concluyó que las mujeres que abortan tienen cuatro veces más
probabilidades de morir al año siguiente, que las que tuvieron a sus
hijos. Además las madres que dieron a luz son en un 50% menos propensas a
morir que las que no tuvieron hijos. El médico David C. Reardon, encargado
de la investigación, explicó que "se trata de un estudio impecable, basado
en informaciones verídicas" que "confirma que el hecho de que el aborto
sea más peligroso que el parto, no es algo que pueda dudarse". Por tanto,
la legalización del aborto, lejos de resolver estos problemas de muertes
de mujeres, lo aumenta.
2. Anticoncepción de Emergencia: Consiste
en ingerir píldoras anticonceptivas en dosis altas o en la inserción de un
dispositivo intrauterino después del acto sexual en el que no se usó
anticonceptivos, para evitar el embarazo. Estos métodos son abortivos en
caso de que haya ocurrido la concepción, ya que impiden que el óvulo
fecundado se implante en el útero provocando el aborto de ese nuevo ser
humano. Estas organizaciones proabortistas niegan que haya un aborto
porque dicen que el embarazo comienza en la implantación, nada más alejado
de la realidad, ya que está demostrado genética y científicamente que
desde el momento en que se une un espermatozoide con un óvulo hay una
nueva vida humana: "Desde el momento mismo de la fecundación, desde el
instante en que a la célula femenina le llega toda la información que se
contiene en el espermatozoide, existe un ser humano".
Prof. Jerôme
Lejeune, Catedrático de Genética de la Sorborna, París.
"La ciencia
y el sentido común prueban que la vida humana comienza en el acto de la
concepción y que en este mismo momento están presentes en potencia todas
las propiedades biológicas y genéticas del ser humano".
Consejo de
Europa (Resolución nº 4.376, Asamblea del 4-X-82).


3. La Regulación Menstrual: también
conocida como "aspiración ginecológica" o "extracción menstrual". Estos
términos engañosos, significan el uso de aparatos abortivos de succión
antes de confirmar el embarazo, para así burlar las leyes que prohíben el
aborto en países latinoamericanos. El Dr. Malcolm Potts dirigente de una
organización proabortista reconoce que estos métodos son procedimientos
abortivos y que es un método simple y conveniente para realizar abortos
donde el aborto es ilegal, y que estos abortos difícilmente podrán ser
enjuiciados. Vemos por tanto hasta donde llega el afán de asesinar a un
ser humano inocente.
4. La Salud Reproductiva: Es un conjunto
de las más insidiosas y peligrosas estrategias proabortistas en la
actualidad en América Latina. El término "Salud Reproductiva" fue incluido
por la ONU y la IPPF (organizaciones proabortistas) entre los derechos
humanos. La Conferencia de Población en El Cairo en 1994 definió la "salud
reproductiva" como: la capacidad de disfrutar de una vida sexual
satisfactoria y sin riesgos, así como de procrear, y la libertad para
decidir hacerlo o no hacerlo, cuándo y con qué frecuencia.
Suponiendo
que es necesario el uso de anticonceptivos, la anticoncepción y el aborto,
como medios para alcanzar o mantener la "salud". Estas organizaciones, por
tanto, convierten el libre acceso al aborto, a los anticonceptivos y a la
esterilización en un "derecho humano inalienable", al que ningún gobierno,
autoridad (eclesiástica, familiar, etc) podrá sustraerse.
5. La Educación Sexual Hedonista:
Centrada en un mercadeo sexual que supuestamente promueve una "sexualidad
responsable". Esta educación es, para estas organizaciones, el uso
principalmente del preservativo o condón así como de los diversos
anticonceptivos. No importa que edad tengas, si estás casado o no, si usas
a la mujer como un simple objeto de placer sexual, lo que importa es que
lo hagas "responsablemente" usando el "condón".
6. Estrategia Legal: La Sociedad Civil:
Estas organizaciones cuentan con un frente jurídico para cambiar las leyes
según su ideología y con amplísimos recursos económicos para llevar a cabo
estos cambios. La mayoría de las ONG´s acreditadas por la ONU para
participar en conferencias mundiales son proabortistas. Estas ONG´s están
insertas dentro de la sociedad civil. Esto hace que éstas, representen "la
voz del pueblo", de "la sociedad civil", por tanto, contradecir la
voluntad de "la sociedad civil" es contradecir a la "democracia". Así,
cuando la ONU termina una de sus conferencias y emite un documento cargado
de "hermosos" términos: salud reproductiva, salud sexual, derechos
reproductivos, perspectiva de género, etc. está proporcionando un
instrumento a estas organizaciones para ejercer una enorme presión sobre
los gobiernos latinoamericanos (veamos por ejemplo en México la famosa Ley
Robles).
7. La estrategia de "Divide y Vencerás":Está
estrategia es la más usada por estas organizaciones, principalmente por
Católicas por el Derecho a Decidir
, para tratar de sembrar división y
discordia dentro de la propia Iglesia Católica, única entidad a nivel
mundial que defiende la vida humana y la familia con más consistencia y
coherencia que ninguna otra. Esta organización ha recibido más de 8
millones de dólares por más de 30 fundaciones de EEUU para llevar a cabo
actividades a favor de la "planificación familiar" (aborto, uso de
anticonceptivos, etc) en América Latina incluyendo el intentar
cambiar la doctrina católica al respecto
. Católicas por el
Derecho a Decidir
, alega ser una "organización para la justicia
social" sin embargo promueve todo aquello que mina y destruye precisamente
esa justicia social. El ejemplo también es muy claro en el artículo que
estamos analizando. La Sra. Pilar Sánchez Rivera afirma que hay que
despenalizar el aborto por justicia social
, ¿acaso es justicia
social el fomentar y promover el asesinato de seres inocentes no nacidos?
.
Terminamos este análisis esperando que los argumentos
ofrecidos en el mismo permitan al lector contar con un criterio más amplio
para no dejarse engañar por supuestas "organizaciones católicas" que usan
ese nombre para atacar precisamente a la Iglesia Católica y fomentar y
promover la legalización del aborto, del asesinato de seres humanos
inocentes no nacidos. Esta promoción no es un ni acto de justicia social
ni de salud pública porque atenta precisamente contra ambas.
Fuentes: www.churchforum.org;
www.vidahumana.org ;
www.zenit.org ;
www.encuentra.com ;
www.catholic.net ;
www.cristiandad.org ;