Las celebraciones y banquetes navideños son una buena cosa