La clamide, la corona de espinas y la cania de Jesús