Como consagrada ¿debo trabajar duelos por el hecho de haber elegido un estado de vida que no me permitirá jamás ser esposa y madre?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Como consagrada ¿debo trabajar duelos por el hecho de haber elegido un estado de vida que no me permitirá jamás ser esposa y madre?

No siempre, pero por lo menos de los 25 años a los 45, si es recomendable. La razón es muy sencilla, es muy natural que cuando veas niños, parejas, o algo similar será muy factible que te sientas sola y no comprendida en tu comunidad, por lo tanto, seguramente te pasará por la mente el querer ser madre o esposa, pero debes entender que es algo natural y deberás aprender a manejarlo con la ayuda de Dios, de tu director espiritual o de un especialista pero esto no significa que no tengas vocación.