Cómo es posible comulgar todos los días y seguir con los mismos defectos