¿Cómo puedo saber si lo que siento es vocación?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Cómo puedo saber si lo que siento es vocación?

Jaime pregunta:

Querido Padre,

Gracias por esta página que tanto me ayuda. A veces me vienen sentimientos como si Dios me llamara, pero luego dejo de sentir ese entusiasmo y esa emoción por las cosas del Señor. Es como si de pronto lo que tanto me gusta se hiciera gris y aburrido... No sé si lo que siento es la vocación o si son inventos míos. Y si sí, ¿por qué a veces desaparece?

Estimado Jaime:

La vocación no es un sentimiento: se suele decir que "siento la vocación". En realidad la vocación no se siente. Es más bien una certeza interior que nace de la gracia de Dios que toca mi alma y pide una respuesta libre. Si Dios te llama, la certeza irá creciendo en la medida de que tu respuesta vaya siendo más generosa.

 Muchos creen que el que tiene la vocación "se va porque sí, porque no lo queda otro". No. La vocación es un misterio de amor y el amor es siempre libre. Si yo no respondo con generosidad, el llamado de Dios queda frustrado.

La vocación es una historia de amor, donde tienes que aceptar el riesgo del amor, pero recuerda que es un riesgo en manos de Dios, que es tu Padre y quiere lo mejor para ti.

Finalmente, Jaime, te recomiendo que construyas tu vida sobre decisiones firmes, sobre tu voluntad, que es como la roca... y no como sobre arena, como son los sentimientos.

Cuenta con mis oraciones.