¿Cómo puedo superar la pérdida del compañero de toda la vida...cómo puedo orar para obtener respuesta de Dios Padre?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿Cómo puedo superar la pérdida del compañero de toda la vida...cómo puedo orar para obtener respuesta de Dios Padre?

La pérdida de una persona es muy difícil de superar, especialmente si ha sido el compañero de toda nuestra vida. Es natural que te puedas encontrar en este momento con muchos sentimientos y emociones encontradas. A veces podrás experimentar enojo, rabia, tristeza, culpa, rebeldía, apatía, desesperanza, y es común pasar de un sentimiento a otro de manera indistinta. El superar este dolor y sufrimiento que la pérdida de la persona que amamos nos produce, implica un proceso que lleva tiempo y que cada persona vive de forma diferente, sin embargo, hay que vivirlo, este proceso lo conocemos como duelo. El duelo tiene diferentes etapas, por las que hay que pasar para poder llegar a la aceptación de que no estaremos más con esa persona a la que tanto amamos y con la que compartimos tanto.

A pesar de que el duelo, es un proceso individual existen algunas situaciones que es posible generalizar cuando las personas enfrentan pérdidas.

ETAPA I SHOCK: Es el momento inicial, en el cual la persona se enfrentan con la pérdida.

ETAPA II NEGACIÓN: Se puede manifestar como un período de incredulidad sobre la pérdida, Ej. "No puede ser que se haya ido".

ETAPA III NEGOCIACIÓN: La persona establece contratos con Dios o con la vida, con la finalidad de movilizar cualquier recurso para cambiar la situación. Ej. "Dios, si los salvas yo te prometo que no vuelvo a...".

ETAPA IV IRA: La persona se torna irritable e inconforme; en la base de esa ira se encuentra la pregunta ¿Por qué a mí? ¿Por qué ahora?

ETAPA V DEPRESIÓN: Acompañada de desinterés, apatía, llanto, e insomnio, etc. Esta generalmente se asocia a sentimientos de culpa "lo perdí y nunca le dije lo que sentía por él".

ETAPA VI ACEPTACIÓN: Momento en el cual la persona tiene la posibilidad de ver tranquilamente la situación, es capaz de reconocer su grado de afectación por lo sucedido e incluso los aspectos positivos de la pérdida.

Estas etapas pueden suceder en este o en diferente orden, pueden vivirse todas o faltar una de ellas, pero el saber que existe nos permite comprender y aceptar nuestras propias reacciones, nos invita a comprometernos con nosotros mismos, en la elaboración de nuestros propios duelos.

Se habla de ELABORACIÓN DEL DUELO cuando hemos aceptado la pérdida y el recordar no nos causa dolor, sin embargo, existen casos en donde nunca se elabora el duelo, y se lucha día a día para aceptar esa pérdida.

No hay por qué avergonzarse de las lágrimas,
Pues ellas testifican que el hombre
Es verdaderamente valiente,
Pues tiene el valor de sufrir.
Víctor Frankl