¿Cómo ser padres eficaces?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Cuando
llegan los hijos, los padres se preguntan si serán los mejores
educadores, si los formarán integralmente para hacerlos hombres o
mujeres de bien.

Recordemos que los padres son los principales educadores de sus
hijos. Ellos tienen el poder de influir en el carácter de un niño para
bien o para mal. No es la única influencia que tiene el niño para
desarrollar su personalidad, también están la escuela, su grupo de
amigos y la comunidad en general, que marcarán alguna huella en su
manera de ser, pero sin duda, la familia es quien influye de manera
trascendente en cada uno de sus miembros.

Pensemos en el tipo de carácter que esperamos que desarrollen
nuestros hijos cuando lleguen a su madurez. ¿Serán adultos competentes,
responsables y confiables? ¿Serán buenos esposos o esposas, y serán
buenos padres de familia? ¿Sus matrimonios serán felices y duraderos?
¿Podrán atravesar los cambios bruscos de la adolescencia y salir
fortalecidos?

Aunque no nacemos sabiendo ser padres, ni podemos controlar lo que
nuestros hijos llegarán a ser, tenemos muchas oportunidades de influir
en su desarrollo. Para poder usar nuestra influencia como padres al
máximo, necesitamos ver hacia el futuro y trabajar ahora para dejar las
mejores bases para su crecimiento como personas íntegras.

Afortunadamente, hay muchas investigaciones en el desarrollo
infantil que nos ayudan a conocer lo que los padres efectivos han
realizado en la educación de sus hijos.

Aquí presentaremos una investigación realizada por Tomás Lickona en
donde nos muestra las diez actitudes que los padres efectivos hacen
para promover la educación integral de sus hijos y conducirlos por el
camino que los lleve a ser mejores personas.

1. Los padres efectivos aman a sus hijos y los proveen de un
ambiente estable y seguro. El amor de los padres ayuda al niño contra
su autodestrucción, por ejemplo, ingerir drogas o alcohol. El amor
provee al niño con un ambiente seguro y estable en el cual
desarrollarse.

2. Los padres efectivos promueven el respeto mutuo. Una de las lecciones morales más importantes que un padre puede enseñar es: Haz a los otros lo que te gustaría que te hicieran a ti.

3. Los padres efectivos controlan el uso de los niños sobre los
medios de comunicación. Están alerta de la influencia de los medios y
los utilizan de manera proactiva.

4.Los padres efectivos enseñan con su ejemplo. Enseñar con el
ejemplo va más allá de tratar bien a nuestros hijos, nuestro
comportamiento se ve reflejado también en nuestro trato con el cónyuge,
demás familiares y personas alrededor.

5.Los padres efectivos enseñan directamente por medio de la
explicación. Enseñar directamente y no con rodeos es muy importante.
Esto implica muchas veces el explicar porqué algunas cosas están bien y
otras mal.

6. Los padres efectivos utilizan el cuestionamiento para promover
el pensamiento moral de sus hijos, pues fomenta que los niños se
detengan y piensen en sus acciones.

7. Los padres efectivos dan a sus hijos verdaderas
responsabilidades. Los niños son responsables si se les da
responsabilidades. Proveer a los niños oportunidades en donde
desarrollen el hábito de la responsabilidad.

8. Los padres efectivos ayudan a sus hijos a proponerse metas. Es
importante que ayudemos a nuestros hijos a pensar en algo que quieran
alcanzar y qué medios pueden utilizar para lograrlo. Así encontrarán
sentido en la vida y algo por qué luchar.

9. Los padres efectivos son exigentes en su disciplina. La
autoridad adulta, propiamente ejercida, es vital para el desarrollo
sano del niño. Recordemos que no hay familias perfectas ni hijos
perfectos, la clave para ser una familia feliz está en la manera en que
resuelven sus problemas.

10. Los padres efectivos fomentan el desarrollo espiritual de sus
hijos. Los padres tenemos la responsabilidad de enseñar a nuestros
hijos el por qué de la existencia humana, las razones por las que
debemos vivir de acuerdo a las normas morales y las tradiciones y
rituales que enriquecen la vida espiritual de la familia.