¿Crees que esto podría sucederte a tí?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Una mañana, mientras
Pati caminaba hacia la parada del autobús después de
clases, se le acercó Tere, una de sus compañeras de
escuela, que empezó a platicarle entusiasmada sobre una
nueva corriente filosófica muy interesante y
esperanzadora para lograr la paz del mundo y la
comprensión entre los hombres. Por curiosidad, Pati
aceptó la invitación de su amiga para asistir a unas
discusiones sobre estos temas. Fue muy bien acogida en el
grupo y se sintió tan bien que decidió seguir
asistiendo a sus reuniones.
A
medida que pasó el tiempo, Pati se involucró cada vez
más con sus nuevos amigos hasta el punto que un fin de
semana decidió dejar su casa y su familia para irse a
vivir con algunos de sus nuevos correligionarios. Ante la
insistencia del "líder", Pati dejó de ver la
televisión, dejó de fumar y de ir a fiestas porque todo
esto era considerado como pecaminosos. También se alejó
de sus padres, familiares y amistades a quienes empezó a
ver como enemigos. Semanas después, Pati estaba
dedicando 18 horas al día estudiando los libros de su
"líder", reclutando nuevos miembros y
recaudando dinero para el grupo. Cuando Pati fallaba en
alguna de sus obligaciones era criticada en presencia de
todo el grupo. Se le presionaba a confesar públicamente
sus faltas y sentimientos, los cuales eran utilizados por
el "líder" para hacerla sentir culpable y cada
vez más temerosa. El "líder" era una persona
carismática, dogmática y dominante que exigía de todos
los miembros obediencia absoluta y controlaba sus vidas
hasta el punto de señalares con quien debían casarse.
Para Pati la vida se convirtió en
una sucesión de altas y bajas. Abandonó sus estudios y
su dependencia del grupo era total. Empezó a tener dudas
sobre la misión del grupo, pero no se atrevía a
exponerlas por miedo a castigos y represalias. En una
ocasión, el "líder" le había vaticinado que
sus padres morirían si ella se alejaba del grupo.
Por fin en un alarde de valor, Pati
se separó del grupo y empezó a tratar de rehacer su
vida. Le sorprendió encontrar mucha ayuda y apoyo de sus
padres y amigos a pesar de haber estado tan alejada de
ellos.
Actualmente Pati está asistiendo a
sesiones de terapia con un grupo de personas que han
pasado por experiencias similares a las de ella. Ha
vuelto a sus estudios y ha empezado a reconstruir su
vida, animada por el amor de su familia.
¿PODRIA SUCEDERTE ESTO A
TI?

GUIA PARA HACER UN JUICIO
SEGURO SOBRE GRUPOS A LOS CUALES SE NOS INVITA A
PERTENECER.

En la actualidad se ha vuelto
común recibir invitaciones para pertenecer a grupos,
comités, sociedades, asociaciones, clubes, etc. La
mayoría de estos grupos suelen ser bien intencionados y
constructivos, ya sea de índole social, deportiva,
política, religiosa, altruista o de superación
personal. Sus integrantes tratan de compartir sus ideas y
objetivos, que ha menudo incluyen valores y creencias
sobre el mundo que nos rodea, al mismo tiempo que tratan
de conseguir personas dispuestas a contribuir con su
tiempo y sus recursos para realizar tareas que consideran
fundamentales para su causa.
Aunque es válido conseguir
adeptos, muchos grupos usan métodos que algunas veces
son engañosos, manipuladores y coercitivos. Usando
tácticas psicológicas muy sutiles, pueden lograr desde
el rechazo de valores fundamentales hasta un cambio de
identidad en sus miembros.
Este folleto tiene por objeto
ayudar a identificar tales grupos. El siguiente
cuestionario está diseñado para poder decidir si es
conveniente o no pertenecer a una asociación. Si se
encuentra alguna dificultad para tomar una decisión, es
conveniente consultar con alguna persona de confianza que
pueda orientarnos debidamente. Puede ser un sacerdote, un
familiar, un maestro. También se puede llamar a la
oficina cuyos teléfonos aparecen al final de este
folleto.
CUESTIONARIO

  1. ¿Qué compromisos de tiempo,
    dinero u otros recursos me pide el grupo?
  2. ¿Se me pedirá reclutar
    nuevos miembros?
  3. ¿Tendré que conseguir
    aportaciones económicas?
  4. ¿Estaré tan involucrado que
    pueda correr el riesgo de alejarme de mi familia,
    de mis amigos, de mis tradiciones y costumbres?
  5. ¿Concuerdan los ideales del
    grupo con mis propias metas y objetivos? ¿Me va
    a ayudar el grupo a superarme en mis estudios, en
    mi trabajo, en mis actividades; o me va a imponer
    sus criterios?
  6. ¿He recibido toda la
    información que he pedido sobre el grupo, o se
    me ha dicho que voy a recibir las respuestas a
    mis dudas poco a poco?
  7. ¿Se me prohibe discutir o
    platicar sobre el grupo con otros miembros o con
    mis familiares y amigos?
  8. ¿Se me pedirá, como miembro,
    abandonar mis creencias religiosas, mis
    tradiciones familiares o mis costumbres sociales?
  9. ¿Se me va a exigir devoción
    y obediencia absoluta a los dirigentes del grupo?
  10. ¿Podré disfrutar de tiempo
    libre para mí y para mis amigos fuera del grupo?
  11. ¿Si en algún momento quiero
    separarme del grupo, lo podré hacer libremente,
    o se me va a amenazar con desgracias o tragedias
    inevitables?