Cuando alguien nos ofende, se crea una herida en nuestra alma