Cuando el amor te hiere

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Sabemos que las relaciones humanas no siempre son fáciles, especialmente cuando el desgaste de los años va erosionando nuestros afectos, nuestra paciencia y en definitiva cuando no pensamos igual. Cuántos conflictos de éstos cotidianamente nos toca vivir en nuestra familia o en el trabajo, es que realmente ya no nos soportamos, ya estamos cansados y nos hemos lastimado mucho. Aquí te dejo este cuentito para que lo puedas compartir precisamente con aquella persona, sea esposa/o, hijo/a , mamá o papá, compañera/o de trabajo o de escuela que te ha herido o la has herido para que veas lo que les sucedió a los puercos espín.

 

Durante la era glacial, muchos animales morían por causa del frío.

Los puercos espín, percibiendo esta situación, acordaron vivir en grupos, así se daban abrigo y se protegían mutuamente. 

Pero las espinas de cada uno herían a los vecinos más próximos, justamente a aquellos que le brindaban calor. Y, por eso, se separaban unos de otros

Nuevamente volvieron a sentir frío y tuvieron que tomar una decisión: ó desaparecían de la faz de la tierra ó aceptaban las espinas de sus vecinos. Con sabiduría, decidieron volver y vivir juntos.

Aprendieron así a vivir con la pequeñas heridas que una relación muy cercana les podía ocasionar, porque lo que realmente era importante era el calor del otro y …Sobrevivieron. 

La mejor relación no es aquella que une personas perfectas, es aquella donde cada uno acepta los defectos del otro y consigue perdón por los suyos propios. 

 

Yo sé que la relación con alguien cercano te puede doler, pero por encima de ese dolor o herida, está el calor y el amor que tanto necesitas para vivir, por eso no te desesperes, aprende a convivir, aprende a sanar esas heridas y sobre todo a sobrellevar esas espinitas que tanto te hieren.

 

"TENGAN TODOS UN MISMO SENTIR; COMPARTAN LAS PREOCUPACIONES  DE LOS DEMAS  CON AMOR FRATERNAL, SEAN COMPASIVOS Y HUMILDES.  NO DEVUELVAN MAL POR MAL NI INSULTO POR INSULTO.  AL CONTRARIO  BENDIGAN, YA QUE USTEDES FUERON LLAMADOS A BENDECIR Y A ALCANZAR POR ESE MEDIO LAS BENDICIONES DE DIOS".