Cuando el grano está maduro llega la siega