Cuando se expone a los hijos a la deseducación en temas cruciales de la vida

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Juan Claudio Sanahuja revelaba en Noticias Globales (cf. 1.09.2009) que la UNESCO dio a conocer el 27 de agosto de 2009 la Guía de Educación Sexual para el Empoderamiento de los Jóvenes. En sus 98 páginas, el documento en el que también colaboró la Organización Mundial de la Salud y el Fondo de las Naciones Unidas para la Población, se incita a enseñar a los niños de 5 años la masturbación, por ejemplo.

No es el único documento o medio para imponer determinada ideología acerca de la sexualidad pues en diferentes países es cada vez más frecuente la aparición de guías o libros de texto obligatorios para las escuelas, que promueven una enseñanza explícita –y a veces dudosamente pedagógica y sin el consentimiento de los padres de familia– de la sexualidad.

“Robin” es un proyecto del Ministerio de Sanidad del gobierno socialista español, lanzado en enero de 2008. Consiste en un programa-robot que da información sobre el sexo a través del Messenger. La iniciativa apoyada por Microsoft tiene como auditorio de alcance adolescentes de entre 12 y 17 años y responde usando el lenguaje en que preguntan los jóvenes (incluye palabras vulgares) y con gráficos con contenido explícito. En su momento fue ampliamente criticado por suplantar el papel de los padres en el trato de estos temas.

Meses más tarde, en noviembre de 2008, la Consejería de Sanidad del gobierno de la capital española retiró de circulación una guía para prevenir el SIDA entre los adolescentes porque proponía la abstinencia como un medio seguro para evitar el contagio.

En un artículo publicado en el diario La Gaceta de los Negocios (cf. 17.11.2008), se decía que “Como todo texto de divulgación científica, esta guía se basa en datos concretos y experimentados, de hecho así lo refleja el folleto que dicta que lo que se difunde son mensajes rigurosos y avalados por datos científicos, sin dar cabidas a opiniones”. No obstante, la guía Adolescentes frente al SIDA: preguntas con respuestas, editado por la Fundación Investigación y Educación en SIDA, para el Hospital Carlos III, fue suspendida pues, de hecho, la habían prohibido antes por proponer la castidad como remedio a las enfermedades de transmisión sexual.

A inicios del mes de septiembre de 2009, el mismo Ministerio de Educación puso en la red la web multimedia titulada Sexpresan. Se trata de un recurso de apoyo para la polémica asignatura ideologizante de educación para la ciudadanía. En la web, dirigida tanto a alumnos como a docentes, se promueve una concepción hedonista e irresponsable de la sexualidad al dejar la idea de que cualquiera puede ser homosexual o bisexual, se incita a la masturbación y al coito anal y oral, según reveló la asociación Profesionales por la ética (cf. boletín telemático del 04.09.2009).

El pasado mes de mayo de 2008, el gobierno argentino, a través del Consejo Federal de Educación, aprobó una resolución que obligaba a todas las escuelas del país a enseñar que “el preservativo es el único método existente para prevenir el virus del SIDA (cf. La Nación, 30.05.2009). “Estamos obligados y no es optativo. Nadie puede negarse. Hoy, una educación de buena calidad incluye información sobre sexualidad”, declaró el ministro de educación Juan Carlos Tedesco al periódico La Nación.

Con el “fin” de reducir el elevado embarazo de adolescentes, el gobierno británico de Gordon Brown impulsó en octubre de 2008 una ley que imponía la educación obligatoria de sexo, desde los 5 hasta los 16 años, a través de la asignatura Educación personal, social y de salud. La decisión del gobierno británico contrasta con las encuestas realizadas por la BBC. Según ésta, el 64% de los británicos ve más adecuado que este tipo de “educación” se imparta de los 11 años en adelante, mientras que un 36% no está de acuerdo en que se hable de anticoncepción, al menos hasta los 13 años.

En declaraciones recogidas por ForumLibertas.com (cf. 31.10.2008), el ministro de educación Jim Knight afirmó que “La vida moderna es cada vez más compleja y tenemos el debe de dotar a nuestros jóvenes del conocimiento para afrontarla”.

En junio de 2009 salió a la luz la intención del Departamento de la Infancia, Escuelas y Familias de Gran Bretaña, de ofrecer a adolescentes desde los 12 años, una tarjeta de crédito o C-Card, para acceder gratuitamente a preservativos que estarían disponibles en máquinas dispensadoras en parques públicos, clubes y campos deportivos. La iniciativa fue diseñada por una organización británica que está a favor de la anticoncepción de los adolescentes, el Servicio de Asesoramiento Brook. Gordon Brown es el responsable de promoción de este proyecto.

Durante la octava Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno sobre juventud y desarrollo, el documento base de trabajo giraba en torno a la imposición de una visión de la sexualidad que más que educación invita al desenfreno (además de abordar puntos favorables al aborto y a la ideología de género). Por su contenido, los acuerdos finales no fueron suscritos por el entonces presidente salvadoreño, anfitrión, además, de la cumbre, por considerar que iban contra el ideario de su país, por carecer de representatividad social y promover políticas perniciosas y opuestas a los valores de la mayoría de los ciudadanos salvadoreños.

En México, un organismo dedicado a la promoción de la anticoncepción, MexFam (Fundación Mexicana para la Planeación Familiar), declaraba al periódico El Universal que pese a su obstinada persistencia en la enseñanza de uso de métodos anticonceptivos, los profesores de las escuelas públicas les piden promover mejor la abstinencia.

Educación sexual en el uso de preservativos ¿Un auténtico beneficio?

Se dice que la educación sexual que promueve el uso del preservativo es un beneficio pues puede prevenir enfermedades de transmisión sexual y fomentar la tolerancia hacia prácticas homosexuales, ¿es verdad?

En octubre de 2007, la Revista de Promoción Sanitaria de California reveló que los programas de educación sexual implementados en el 96% de las escuelas públicas de California, Estados Unidos, reflejan que en realidad ese tipo de “educación” fomenta la promiscuidad, o lo que es lo mismo: no funcionan. Así, 1,1 millón de chicos instruidos en el uso del condón contrajeron alguna enfermedad de transmisión sexual en 2005 (sífilis, clamidia, gonorrea, papiloma humano o SIDA). Según Chris Weinkopf, editor de Los Ángeles Daily News, estas cifras se deben a la prohibición legislativa que en California veta una educación sexual basada en la abstinencia.

La información de la Revista de Promoción Sanitaria de California está en sintonía con los datos que en marzo de 2008 dio a conocer el Centro de Control de Enfermedades y Prevención de Estados Unidos (CDCP). Según esta entidad, una de cada cuatro adolescentes porta enfermedades de transmisión sexual. En el informe la CDCP contempla la necesidad de una educación en la abstinencia como una prioridad pública urgente.

¿Y el elevado índice de contagios, por qué? Según la directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Educación en la Abstinencia, Valerie Huber, “A los adolescentes se les enseña erradamente que el preservativo hace que las relaciones sean seguras. Cuando vemos que una de cada cuatro muchachas está infectada con alguna enfermedad de transmisión sexual, queda claro que la enseñanza basada en la anticoncepción que se aplica en el 75% de las escuelas de los Estados Unidos les está fallando a la gente joven”.

En España, durante el verano de 2009 fueron tema de escándalo y debate nacional los abusos y agresiones sexuales por parte de menores de edad. Ha sido fácil hallar una relación directa en la promoción, intencional o no, de la práctica sexual y su banalización desde temprana edad en la educación que se imparte en buena parte de las escuelas públicas.

Al respecto, el escritor Juan Manuel de Prada escribía en un artículo publicado en el diario ABC (cf. 27.07.2009): “Les reparten condones en las escuelas y les ponderan las delicias de la libertad sexual; a cambio les dicen que tales delicias sólo pueden alcanzarse si son plenamente consentidas por la otra parte. Pero esta barrera del “consentimiento” se torna absolutamente ineficaz, porque previamente se ha desatado una fuerza arrolladora”.

Violencia: un profesor dentro de casa

Al tema de los efectos perniciosos de una educación sexual manipulada que no da garantías a los padres de instruir según sus propias convicciones, se añade el tema de la violencia que está también a la orden del día.

Por citar un ejemplo, el pasado mes de enero de 2009, el Ministerio inglés de justicia dio a conocer un reporte (Youth Justice Board) donde se refleja, entre otras cosas, que en aquel país las adolescentes de entre 10 y 18 años cometen 159 crímenes al día (cf. también Il Corriere de la Sera, 09.01.2009). ¿Cuáles? Desde robar hasta matar. La criminalidad femenina creció en un 18-21%. En 2008 los adolescentes en general de entre esas edades cometieron 278.000 delitos. Los expertos achacan estas consecuencias al elevado consumo de alcohol.

Se llega a pensar que el no exponer a los hijos a amistades que les inciten a la violencia es la salida perfecta para evitar problemas en este campo. Pero ahora ya no hace falta salir de casa para dejar entrar a maestros de la violencia dentro de ella. ¿Cómo se introduce, entonces? ¿Es algo realmente latente?

Un artículo publicado por el diario español El Correo (cf. 08.12.2009) se hacía eco de la llamada de atención de varios expertos que alertaban sobre el papel de los video juegos violentos en la vida de los niños, adolescentes y jóvenes. Y es que ya no hace falta el irlos a comprar, basta una tarjeta de crédito y acceso a internet para descargarlos. “Según la asociación Protégeles, el 57% de los menores reconoce que juega con videojuegos en los que se daña, tortura o mata a personas. Uno de cada tres admite que además se trata de productor clasificados para mayores”.

Florida Timothy Plan publicó en enero de 2009 una guía valiosa para orientar a padres de familia en la compra de videojuegos clasificándolos según categorías como violencia, droga, homosexualidad o blasfemos. La guía, disponible sólo en inglés, se puede descargar en http://www.noticiacristiana.com/news/docs/TopOffensiveGames.pdf.

Benedicto XVI alertaba en su mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2007: “Cuando se pone a los niños delante de lo que es estética y moralmente excelente se les ayuda a desarrollar la apreciación, la prudencia y la capacidad de discernimiento”. Y también señalaba: “Toda tendencia a producir programas —incluso películas de animación y video juegos— que exaltan la violencia y reflejan comportamientos antisociales o que, en nombre del entretenimiento, trivializan la sexualidad humana, es perversión; y mucho más cuando se trata de programas dirigidos a niños y adolescentes. ¿Cómo se podría explicar este "entretenimiento" a los innumerables jóvenes inocentes que son víctimas realmente de la violencia, la explotación y el abuso?”