Cuando vayas a rezar, entra en tu habitación y ora a tu Padre que ve en lo escondido