Cumplir la voluntad de Dios es lo más importante