Decir yo creo en la Santa Iglesia Católica es decir creo en el que la ha enviado