Defendiendo su ineptitud

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Defendiendo su ineptitud

Si algo ha demostrado la marcha el día 27 de junio contra la violencia, llevada a cabo en la Ciudad de México y otros puntos del país, es la ausencia de capacidad e inteligencia de algunos gobernantes. Ha sido clara la ineptitud de quienes son encargados y cobran (bastante bien por cierto) para resolver esa clase de asuntos y ser responsables (es decir, responder ante la ciudadanía), por la seguridad pública.

Las reacciones de estos responsables (o irresponsables) han sido, por decir lo menos, lamentables. Hubo un procurador que dijo (¡fíjese nada más que frase tan ingeniosa!) que los ciudadanos marcharán de blanco, pero hay atrás de la marcha una mano negra. Dijo, además, que esto de la inseguridad es cuestión de una percepción incorrecta de la realidad. O sea, el señor nos da como solución el que no marchemos (nos podría manchar la mano negra) y qué, como dijo un agudo comentarista, vayamos todos al psicoterapeuta, porque estamos percibiendo erróneamente la realidad. Otro procurador estatal nos informó que la solución es mejorar la imagen de la policía. ¡Fíjese nada más! O sea, la solución será contratar a un buen consultor  en imagen para que la mejoren los que no cumplen con su tarea de proteger a la ciudadanía. El líder de una fracción partidista dijo que hay que tener muy en cuenta que las penas contra los violentos no deben de aumentar, porque entonces se perdería la posibilidad de que se rehabiliten esos delincuentes y se incorporen productivamente a la sociedad. ¡Mire nada más lo que le preocupa al señor legislador!

Por supuesto, no faltó entre los partidos y cierta prensa, los que dijeron que era un nuevo complot (éste de la extrema derecha) para desacreditar a los gobiernos de izquierda. O sea qué, todos estamos engañados. No hay inseguridad, hemos sido engañados. Las víctimas son de a mentiritas, o solo fingen haber sido secuestrados o agredidos, solo para “golpetear” a los gobiernos de la izquierda, la derecha o de cualquier otro matiz.

¡Cómo se extraña una respuesta inteligente! ¡Qué difícil es para algunos el aceptar una crítica! ¿Habrá un político, siquiera uno, capaz de decir: No he podido cumplirle a la ciudadanía. He fallado. Propongo…. Y si esto no parece suficiente, estoy dispuesto a escuchar y evaluar otras propuestas. No, no vemos nada que se parezca a una propuesta inteligente, a una actitud humilde, a la aceptación responsable de que podrían (¡nada menos!) haber fallado. Lo que hemos tenido, parece, es un torneo para ver quién dice el despropósito más grande. ¿Estarán tratando de romper el record Guiness de la ineptitud?

Lo que estamos viendo, por desgracia, es a los ineptos, aprovechando el foro que les dan los medios, para defenderse, para defender su ineptitud. La sociedad no puede seguir dando su confianza a estos irresponsables. ¿Hasta cuando seguirán haciendo como que gobiernan,  dejando a los delincuentes hacer su voluntad y cobrando por ello? Y ¿hasta cuando lo permitiremos?