Demasiados regalos no convencen al niño

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Un grupo de cincuenta pediatras y psicólogos consultados por la revista Burda consideran que no conviene llenar todas las expectativas de los niños respecto a los regalos que se le hacen.

Para el 38 por ciento de los médicos entrevistados, demasiados
regalos crean en el niño la convicción de que se le deben y si no los
recibe no se siente amado.

Los niños están desprotegidos ante una televisión que los martillea –explica la psicóloga Serenella Salomoni- y
a los padres no les queda otra que responder a sus deseos, haciéndose
perdonar así todas las carencias de afecto de las que son responsables.

El único regalo que un padre puede hacer al propio hijo -advierte la psicóloga Maria Rita Parsi- es su presencia, el juego, el amor.
El 16 por ciento de los pediatras interpelados, además, está convencido
de que la abundancia de regalos desencadena una carrera: cuantos más
recibe el niño, más reclama.

¿Qué quieren los niños de hoy? Según Chiara Rapaccini, escritora de libros para niños, lo primero que piden es estar más tiempo con sus padres y, en segundo lugar, con los niños de su edad. La escritora sin embargo es partidaria de no exagerar por el otro lado en el tema de los regalos: si quieren el videojuego, cómpreselo,
aunque señala que el verdadero problema es que los niños se ven
obligados a estar ante este juguete porque sus papás están ausentes.

Por su parte, la pediatra Rosetta Braca indica que es justo
criticar el exceso de regalos pero también hay que decir que muchos
juegos desarrollan la capacidad y la inteligencia de los niños y que la
multi-estimulación es de todos modos positiva. Todo depende del
comportamiento de los padres: si llenan de regalos a los hijos y luego
se desinteresan, es una cosa. Si en cambio se ponen a jugar con ellos,
les ayudan, participan, la cosa obviamente cambia.

Los expertos consideran que los mejores regalos son: construcciones
(41 por ciento); trenes (27 por ciento); plastilina o barro para
modelar (15 por ciento); rompecabezas (9 por ciento); laboratorio de
química (7 por ciento).