El demonio como Instrumentum Sanctificationis