El día, la hora y el minuto de nuestra muerte ya esta fijado