La dicha como fruto de servir a Dios