Diez mandamientos de un niño a sus padres

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

1-
Mis manos son pequeñas, por favor no esperes perfección cuando tiendo
la cama, hago un dibujo o lanzo la pelota. Mis piernas son pequeñas,
por favor camina más lento para que pueda ir junto a ti.

2- Mis ojos no han visto el mundo como tú lo has visto, por favor, déjame explorarlo, no me limites innecesariamente.

3- El trabajo siempre estará allí. Yo seré pequeño sólo por un
corto tiempo, por favor, tómate un tiempo para explicarme las cosas
maravillosas de este mundo y hazlo con alegría.

4- Mis sentimientos son frágiles, por favor está pendiente de mis
necesidades. No me retes todo el día (a ti no te gustaría ser retado
por ser tan duro). Trátame como te gustaría a ti ser tratado.

5- Soy un regalo especial de Dios, por favor atesórame como Dios
quiso que lo hicieras, respetando mis acciones, dándome principios y
valores con los cuales vivir y enseñándome amorosamente.

6- Necesito tu apoyo y tu entusiasmo, no tus críticas, para crecer.
Por favor, no seas tan estricto, recuerda, puedes criticar las cosas
que hago sin criticarme a mí.

7- Por favor, dame libertad para tomar decisiones propias. Permite
que me equivoque, para que pueda aprender de mis errores. Así algún día
estaré preparado para tomar las decisiones que la vida requiere de mí.

8- Por favor, no hagas todo por mí. De alguna forma eso me hace
sentir que mis esfuerzos no cumplieron con tus expectativas. Yo sé que
es difícil, pero deja de

compararme con mi hermano o hermana.

9- No temas alejarte de mí por un tiempito. Los niños necesitamos
vacaciones de los padres, así como los padres necesitan vacaciones de
sus hijos.

10- Llévame a la iglesia o dame ejemplos de vida espiritual. Yo disfruto aprendiendo.