Dios atrae a las almas hacia aquellos que están llenos de Él