Dios eligió hasta los idiomas en que fue escrita la Biblia