Dios nos invita al banquete del Reino de los Cielos