Dios nos pide adoración, que le adoremos, porque eso es lo mejor para nosotros