Disminución del rendimiento escolar

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF


Muchos
padres de familia enfrentan el problema del bajo rendimiento escolar
con sus hijos, pero no únicamente a partir de la adolescencia, ya que
hay veces en que se presenta desde etapas anteriores, mientras cursan
la primaria o secundaria.

Sin embargo, este problema puede presentarse o enfatizarse durante
la etapa de la adolescencia. Algunas de las razones son: que los hijos
atraviesan una serie de transformaciones físicas y psícológicas
complejas y profundas, hay mayor grado de dificultad en las materias
que estudian, y son más vulnerables a las influencias negativas del
medio ambiente.

Características de esta problemática:

- Es común en la época adolescente.

- Al obtener peores resultados en sus materias, se sienten menos
adaptados al ambiente escolar (empiezan a quejarse de sus maestros,
exámenes, reglas disciplinarias, etc.).

- No todos los adolescentes se ven afectados por este problema, hay
casos extremos en donde el fracaso escolar llega al abandono de los
estudios y casos en donde no se experimenta cambios significativos.

¿Qué factores influyen en la disminución del rendimiento escolar?

Gerardo Castillo, doctor en Ciencias de la Educación, en su libro Los adolescentes y sus problemas enumera los siguientes:

1. Pereza: Las transformaciones físicas (como aumento de
estatura, aparición de caracteres sexuales secundarios, etc.) junto con
la inestabilidad de emociones y sentimientos, explican el porqué con
frecuencia el adolescente se siente fatigado y le es más difícil
concentrarse.

2. Conflictos propios de la adolescencia: El adolescente
entra en conflicto con los valores de su infancia, cuestiona normas y
orientaciones que recibió durante sus años anteriores.

3. Evolución de determinadas aptitudes.

a. El paso de la memoria mecánica a la memoria asociativa origina
algunos conflictos en el aprendizaje, pues nunca antes la había
utilizado.

b. Es frecuente que el adolescente tienda a la ensoñación y se
refugie en sus fantasías para eludir responsabilidades y
preocupaciones.

c. Cambio de intereses. Sienten mayor interés por las materias que
consideran valiosas y que les servirán para su futuro, ignoran y
consideran innecesarias las que no les sirvan para llegar a donde
quieren.

Sus intereses ahora también están centrados en buscar alguna
ocupación que les permita ganar dinero para comprar lo que les gusta y
tener algo de poder económico para sentirse más en control de su vida.
Por eso también consideran la escuela como un paso que hay que terminar
lo más rápidamente posible y dejan de ponerle interés.

Los padres de familia al ver a su hijo entrar en esta situación
deben actuar de inmediato. He aquí algunas sugerencias que recomienda
Gerardo Castillo:

- Tomar en cuenta que estos problemas escolares suelen ser
transitorios y no afectan la totalidad de los estudios de nuestros
hijos, ni toda su persona.

- Este problema no se resuelve a base de premios y castigos; el adolescente debe verlo desde dentro.

- Los padres pueden ayudarlos a:

* Estimular o motivar el estudio.

* Exigir en forma comprensiva.

* Facilitar el estudio en casa y preocuparse de que los hijos aprendan a estudiar con eficacia.

* Colaborar con maestros y tutores en relación con la orientación ante las dificultades de aprendizaje.

* Orientar a los hijos para el buen uso del tiempo libre.